Caprichos

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
234 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Un día de estos cualquiera, te levantas con la idea de darte un capricho, o hacer un capricho, no es un sentimiento, no es un pensamiento, es un algo arbitrario que no tiene ninguna lógica, y hasta podría ir contra ella y contra las conveniencias,  pero tú lo deseas y no hay poder humano que te saque de la cabeza esa idea, es como la canción de Gabino Barrera, quien “no entendía razones”, puede ser tu capricho comprar algo que realmente ni necesites y capaz ni uses pronto, o nunca lo vayas a usar, pero se te ha metido entre ceja y ceja que tú lo quieres comprar.

No estoy seguro si son más frecuentes los caprichos entre los hombres o entre las mujeres, creo yo que es más bien de ocurrencias, tanto pueden ser de un hombre como de una mujer. Lo que puede despertar la creatividad, o tal vez la locura y necedad de los caprichos, puede tener más que ver con el poder adquisitivo de la persona, mientras más dinero tengas, puedes regodearte en más caprichos, andar brincando de capricho en capricho, es mi opinión. Si no tienes dinero, el cerebro, pobrecito, ni piensa en esas cosas.

Que miedo cuando a los poderosos, hablando de los políticos, se les mete en la cabeza un capricho, porque tienen la facilidad de poderlo llevar a cabo, pongo el triste ejemplo del Donald Trump, que tiene el capricho de construir un muro “grande y lindo” en la frontera entre México y Estados Unidos, como si con eso se pudiera controlar totalmente la migración, para mí y para muchos críticos, no pasa de ser un capricho del güero copetudo. El muro además costará una fortuna hacerlo, va a ser puro dinero tirado al cauce del Rio Bravo.

Los caprichos se pueden confundir con desobediencias, ¿a qué me refiero?, muchas veces por llevar la contra, haces cosas que pudieran parecer ilógicas pero lo que realmente es que estas llevando la contraria a los demás, principalmente a la familia, pero también amigos o compañeros. Si te dicen que es malo construir sobre un arroyo y tú por capricho lo haces, a sabiendas que está mal, eso es capricho con cara de desobediencia.

Lo que paso con un sicario de la frontera de nuestro país que declaró que había matado una persona por puro capricho, no se puede estar más loco, este asesino afirmó que mató a una persona porque tenía una calcomanía que decía “amar es amo” que a él le había molestado y por ese mínimo detalle decidió darse el capricho de matar. Claro que no era su primera víctima. El pobre asesinado estuvo en el lugar equivocado en el momento equivocado con la calcomanía equivocada.

Los niños pueden hacer berrinches o rabietas con el fin de conseguir algún capricho, por algo que les haya gustado o se les haya antojado. En los supermercados es muy común ver a los padres lidiando con los niños porque quieren que les compren algo que se les antojó, independientemente que ya hayan escogido otra cosa. En una ocasión cuando iba con mis hijos al supermercado, mi hijo el menor se me puso chiflado y a pesar que siempre les decía que les iba a comprar una sola cosa, y que tenían que ellos decidir cuál sería que no pasara de 50 pesos, independientemente que les haya gustado 2 o más cosas, solo les compraría una, pero esa vez mi hijo quería que le comprara dos carritos miniatura y le dije que solo uno… y que empieza el berrinche y decidí que entonces no le compraría ninguno, y que sigue el berrinche y todas las personas se me quedaban viendo, los acomodadores de la mercancía en las bandas de las cajas normalmente son gente mayor, me decía cómprele los carritos, hágalo feliz, ¿qué tanto pueden valer?, me recomendaba el señor acomodador, pero no era la cantidad de dinero, era que teníamos un acuerdo y debía de cumplir. Bueno al final uno de los señores que vio la escena compro los dos carritos y se los dio a mi hijo, no pude negarme sino yo también iba hacer un berrinche mayor que el de mi hijo, salí muy serio de la tienda. Se cumplió el capricho. Después en la camioneta le expliqué lo que había sucedido para que valore su error y que no volviera a hacerlo.

Las mujeres embarazadas les sucede que empiezan a tener antojos, que muchas veces son caprichos, pero uno como pareja tiene que cumplírselo, si no, como dice una tradición que ha de venir desde la edad media o más atrás,  sale él bebe con cara de lo que se le antojó, sardinas con helado de limón, palomitas de caramelo con piquín, o algo todavía peor. El más común creo yo son las fresas con crema, ¿será que les hace falta alguna vitamina y que el cuerpo inconscientemente sabe que está en ese tipo de alimento que se le antoja? No lo sé pero es muy frecuente. Además de traer una revolución hormonal que les altera su estado de ánimo, tanto en el embarazo como después de dar a luz… y por el resto de la vida, según dicen unos cuates con los que consulté.

Nuestro nuevo presidente tiene el capricho de querer hacer una refinería para producir gasolina, a pesar que es muy tardado de construir, casi todos los países ya no las construyen porque su valor de recuperación es muy largo, y al petróleo le quedan pocos años para ser sustituido por alguna forma de energía más ecológica y más económica, pero este señor esta encaprichado en hacerla, sin oír las recomendaciones de los que realmente saben del tema.

Puedes ir por capricho de vacaciones a lugares que no son realmente confortables o idóneos para descansar, lo haces sin meditar, solo quieres cumplir tu deseo. Quizás ya cuando estas en el sitio te arrepientas y tengas que cambiar los planes, pero por lo pronto, fuiste a donde querías. Es un comportamiento muy común en las personas ir a islas desoladas que nadie ha visitado solo por darse el gusto.

Algunos personas que les sobra el dinero, compran obras de arte solo por capricho, porque no lo hacen ni como inversión ni como objeto que vaya a ser parte decorativa de sus casas u oficinas, no tienen ningún propósito la compra de las obras, capaz hasta van a estorbar pero no se piensa en eso, cumplen su capricho de tener una obra de arte de un artista determinado y se cumplió su deseo.

Confundí el amor con un capricho y ¡qué bueno que me lo cumplí! Decía una barda pintada en una colonia muy lujosa de nuestra ciudad vecina Monterrey, el grafitis lo hallas por todos lados, es algo muy común por toda la ciudad, están todas las paredes pintarrajeadas de dibujos, letras gordas, monstruos y una que otra frase como esta que les estoy mencionando. Hay los grafiteros por capricho se gastan su dinero en comprar los spray de colores para molestar a todos los vecinos, que si pudieran darse su capricho, los molían a palos…


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.