Idiotez extrema III

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
121 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Deviajeros.es - la página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

Otra vez miércoles. Otra copa de verdejo en la mesa y un cigarrillo entre mis dedos.
Han pasado dos semanas y no he vuelto a encontrarme con Capitán América.
Me entretengo con el sueño que tuve con él, la suave piel de su cara, sus labios expertos besándome por todos mis lugares preferidos, la respuesta de su cuerpo al acariciarme en la ducha, imponente, inolvidable.
Y como suele ocurrir, piensas en alguien y aparece.
El mismo ritual, moto, gafas, ojos, casco, pelo... Camiseta con escudo, pantalón oscuro.
Eso me trae a la cabeza su cuerpo envuelto con una pequeña toalla en su cintura...
Mi rostro encendido se encuentra con su sonriente cara.
-Hola guapa, estás bien!
-Hola, si, yo...
-No te pregunto, ¡lo afirmo!
-Te apetece que me tome una cerveza contigo?
-Si, si tienes tiempo, claro... -contesto.
-Tengo toda la tarde para tí, princesa -me guiña un ojo y me obsequia con una elocuente sonrisa.
Entra en el bar a buscar su flauta.
Yo no sé dónde mirar, tengo por delante un sueño pero estoy asustada. ¿De verdad quiero? Una fantasía es una cosa, liarse la manta a la cabeza, otra. Sin pensar paso la vista por las escasas mesas de la terraza y ... ¡no puede ser! Hay un chico que... Joder... ¿No será él?
No puedo resistirme a mirarlo. La foto del nik... Es clavado a ella!
Él me mira y sonríe. Levanta su Moritz helada a modo de brindis y suelta:
-Hola, Seren...
Leí hace unos días un relato de un compañero de letras... Pero no es posible, él siempre está bromeando, es un chico cariñoso, amable y con mucha imaginación y ¡yo pensé que me seguía la corriente en el relato!
Y sin embargo, ahí está, y sabe quién soy, y no por mi foto, claro.
Capitán América sale del bar con su cerveza en la mano y se sienta a mi lado.
No sé muy bien porqué, mi corazón da un vuelco.
Sin dirigirle ni una mirada al superhéroe me levanto con una gran sonrisa en mi cara y me dirijo hacia la otra mesa... ¡Miki!

 

 


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... Recibe 15€ al alojarte con Booking.com
Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos Haz tu donativo a cortorelatos.com

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed