Vos me pones.

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
2491 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

   Tengo un vestido negro, cruzado, que me hace sentir especial, juego a que soy una ejecutiva poderosa con mis stilettos negros de taco aguja, altísimos.

   En ocasiones lo llevo sin nada debajo, el vestido me acaricia cada curva, y se ciñe como guante. Solo dos botones y un lazo me separan de estar completamente desnuda.

   Me excita pensarlo.... que el otro pueda llegar a darse cuenta. Que me imagine. Que no pueda ocultar sus reacciones. Seducir.

   Voy a ir a donde estés. Te voy a tocar. Te voy a lamer el cuello. Besare tus labios y te chupare la lengua mientras te agarro el pene y te acaricio.

   Cuando ya este duro, voy a bajar y sosteniéndome de tus caderas, voy a metérmelo todo en la boca. Quiero que te muevas. Que me guíes para encontrar juntos la forma para que mi garganta no sea tope. Me pone. No necesito tocarme para mojarme si me llenas la boca.

   No me importa si es el piso, una cama, armario.... no me importa el dónde, solo estar debajo tuyo, sentir tu peso sobre mí y que me la pongas toda, hasta el fondo y te quedes quieto. Voy a moverme debajo tuyo con las manos sobre la cabeza agarrada fuerte para no caer, mantenerme en este mundo.

   Cuando pase mi temblor sé que nada habrá terminado.

   Contraída, mojada y jadeante me paras. Me levantas la falda y entras suave desde atrás. Me agarras fuerte de las caderas y sé que esperar. Quiero más y me lo vas a dar. Contraída después del temblor me partes de una manera exquisita.

   Aumentas el ritmo, no me dejas caer sujetándome y con una mano me estrujas una nalga... me sacas del trance a palmadas. Me gusta y lo sabes. Haces que habrá un poco las piernas, que me agache.... me estas posicionando para dejarte todo mi trasero expuesto a tu vista.

   Caliente acabas sobre mi nalga sensible por las palmadas y siento como escurre por mi pierna...

   Hay que hacerlo realidad. No se muchas cosas, pero sé que fluirá, no importa donde, no quiero esperar. Te deseo.

   Escribo estas letras prohibidas oculta de todos, pero vos no sos todos.

   Vos sos vos, con esa energía de fuego intensa que me toca y me prende.

   INCENDIEMOS TODO.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.