MOTES CARIÑOSOS

Por
Enviado el , clasificado en Drama
193 visitas

Recomendación:
EntrenaEn.casa - Videos para hacer ejercicio en casa. Entrenamiento funcional, fitness, yoga, pilates... ejercicios para hacer con niños y adultos mayores.

En los pueblos se conocía más la gente de los alrededores por el mote que por su nombre.
Pasé la infancia sin descubrir que detrás de esos motes siempre hay una historia y la del tío mediopito la descubrí por una casualidad de esas cosas que pasan en la vida.
En una romería de las que se celebran en ermitas alejadas de los pueblos en compañía de un amigo, conocimos a unas mozas de otras aldeas y pasamos unos ratos de coversación con ellas al comer la merienda en grupo ,contar chistes y bailar al atardecer.
Una me gustó bastante y parece que a ella no le desagrade, la cosa no pasó a mayores quedando que ya nos veriamos en otras fiestas.
Al comentar en mí casa como fue la romería y contar con las chicas que habíamos estado, me advierten que tenga cuidado que una de ellas es la nieta de tia María la cortapichas, justo la que más me había gustado, eso motivó el interes por saber de donde venía dicho mote.
El tío Antonio el mediopito fué novio de la tía María la cortapichas, despúes de cuatro años ella se entera que el pretende a otra, ni corta ni perezosa agarra la navaja barbera de su padre y con sagre fria queda para hacer esos trabajos extra entre novios. No está muy definido que trabajo era.
Lo cierto esqué él apareció con el medio pito envuelto en el pañuelo pidiendo auxilio y sin un trozo de pito rebanado de cuajo.
Cuentán las malas lenguas que ella se quedo con el trozo de pito y lo conservó en vinagre como los pepinos. (leyendas sin confirmar)
Se acabo el noviazgo por parte de ella.. El tío mediopito quedó soltero en compañia de una hermana para toda su vida. La tía cortapichas era buena moza y pronto se casó con uno con el pito entero, con buen funcionamiento y tubo seis hijos.
Era una advertencia para mí, que lo pensara mucho antes de dar un paso en falso con la nieta, por si me quedaba sin pito, diciendo que esas cosas se heredan de familia y además la abuela todavía estaba en forma, usaba los cuchillos de una forma admirable en las matanzas para picar los chorizos,los botillos, morcillas... y desguazar a los cerdos.
Eso fomentó mí interes por los motes. Al escuchar uno me interesaba saber el porqué y su historia. Puedo asegurar que era una fuente inagotable y divertida, el problema es que ya quedan pocos abuelos/as para contarlos y se están perdiendo al estar más solitarios en las ciudades que en aquellos tiempos sin coches, con fiestas en las cuales casí todos se conocían, en un circulo de diez o quince km.

 

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.