La noche inamovible

Por
Enviado el , clasificado en Drama
75 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
EntrenaEn.casa - Videos para hacer ejercicio en casa. Entrenamiento funcional, fitness, yoga, pilates... ejercicios para hacer con niños y adultos mayores.

El hombre, quizás el último hombre vivo bajo la larga noche del espacio, va arrastrando los pies por el camino polvoriento de una tierra inhóspita y yerma. Hace muchas horas que camina sumergido en la inmensa intemperie oscura cuando en un cierto punto cree percibir que la noche es más larga que lo habitual, y más ancha y más profunda. Atribuye su sospecha al cansancio de la gran caminata que viene haciendo desde pasado el mediodía, y a que no está seguro que las estrellas cambien de posición. 

   Echa de menos la luna, su ausencia elimina la circunstancia de movimiento que perturba sus pensamientos. Desde los últimos rayos de sol ya han transcurrido muchas horas; por lo que, según sus cuentas, ya debiera estar cerca de amanecer, en cambio la oscuridad insiste en una desmesurada inmovilidad, con las estrellas como clavadas en el fondo negro del firmamento. 

   La desconfianza de permanencia crece dentro de su ser. 

   Agotado ya por el cansancio, empieza a sentir la necesidad de hacer un alto en la marcha; se deja caer pesadamente a un costado del camino y se duerme de inmediato. 

   Tiene un sueño intranquilo, nebuloso e inquietante, sobretodo perturbador. Despierta sobresaltado y bañado en sudor, a pesar del frío que hace. Mira a su alrededor y constata con desazón que aún está oscuro; escudriña en la negrura intangible la tierra espectral que lo abarca todo, esperanzado en ver el alba empezando a insinuarse en algún punto del horizonte, pero la noche exánime sigue extendiéndose desde él hacia los cuatro costados y hasta el infinito, como la maldición de una plaga inexplicable. Al pensar en ello su angustia aumenta, esa angustia que viene acosándolo desde que empezó a presentir que algo extraño sucede con la noche. 

   Levanta la vista nuevamente hacia la cúpula azabache del infinito cósmico y repara por enésima vez en las estrellas que perseveran en su aparente quietud, ya que la intermitencia del titileo habitual no lo han perdido. 

   "Todo está malditamente igual", se lamenta y su voz le parece ajena. Si no hubiera olvidado el reloj a la orilla del río, alrededor del mediodía, o si al menos pasara por otro curso de agua podría constatar que algo externo a él aún está en movimiento. Necesita encontrar con urgencia un punto que, a falta de montañas, promontorios o árboles del lugar, le sirva de referencia para comprobar el desplazamiento estelar; pero en aquella desolación totalitaria, única y repetida de polvo y vegetación rastrera, le resulta imposible. Es la única manera que se le ocurre para comprobar que la noche no continúa prolongándose inexorablemente en una inmovilidad de longitud eterna, sino que es solo una invención de su mente confundida. Pero, ¿y si no fuera así? Nuevos pensamientos, apesadumbrados y dubitativos, lo asaltan, y se pregunta qué hará después que el cansancio y el sueño, por mucho que oponga resistencia, nuevamente le reclamen un alto para volver a dormir y al despertar descubra, una vez más, que la noche continúa reinando sobre el mundo.

   ¿Seguir? ¿Hacia dónde y para qué? ¿Con qué ánimo encarar el seguir andando ingratamente, si por acaso todo le demuestre que aún sigue atrapado en esa insistente totalidad penumbrosa, que se le presenta en la forma de horrible realidad oscura, presagiadora de perpetuidad? Porque ya se siente un prisionero involuntario de ese ahora de incertidumbre. ¿Qué hará cuando, sin ninguna explicación que elucide ese enigma que lo acosa y lo oprime, compruebe desesperanzado que la noche, espuria e inamovible, se ha vuelto infinita? Teme, como jamás le ha temido a nada, el después sin mañana cuando, incluso ignorando qué sea, compruebe que algo ha detenido el tiempo. 

                                                                         Fin.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed