El regalo

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
76 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
EntrenaEn.casa - Videos para hacer ejercicio en casa. Entrenamiento funcional, fitness, yoga, pilates... ejercicios para hacer con niños y adultos mayores.

Los primeros copos de nieve habían empezado a caer la noche anterior; John había comentado que ese invierno sería más frío que el anterior. Por la mañana Bobby, a través de la ventana, vio salir a su padre del granero en la carreta rumbo al bosque ya blanco de nieve.  

   John ató el caballo a un tronco caído y se alejó unos pasos con el hacha al hombro. Si el invierno sería tan rudo como el pensaba tenía que hacer un buen acopio de leña; heno suficiente para la vaca lechera y el caballo tenía, pero leña... 

   Una mancha anaranjada a ras de piso entre los pinos hizo que se detuviera al instante; agudizó la vista, pero aún se encontraba lejos de aquéllo para ver qué era. Sujetó con ambas manos el hacha y se dirigió al lugar con pasos precavidos. A pocos metros notó que se trataba de una carpa y que debajo se insinuaban bultos. Ollas, algunas prendas y otras cosas aquí y allí desparramadas sugerían sin sombra de dudas que algo malo había sucedido. John pensó en lo peor, más aún cuando vio manchas de sangre dispersas alrededor. En esos bosques inhóspitos había que andar con cuidado; el invierno recién empezaba, pero todavía rondaban algunos osos en busca de más calorías antes de invernar. Con lo que turistas desprevenidos eran presas fáciles. Apoyó el hacha sobre el tronco de un pino y sacó el revólver de la cintura.

   Recorrió la vista por los alrededores, no veía ningún movimiento sospechoso, solo las ramas de los árboles, ya un tanto pesadas por el acúmulo de nieve, meciéndose vagarosas al compás de la brisa helada. El rumor de las aguas sobre las piedras de un arroyo cercano se confundía con el sonido de sus pasos sobre la fina capa de nieve. Le temblaba la mano cuando tironeó de la tela. Preveía cadáveres, pero solo encontró una mochila y dos bolsones en medio de un revoltijo. Detrás suyo escuchó voces distantes, eras dos policías forestales y una pareja, que se acercaban entre los árboles. Ambos turistas tenían vendas en la cabeza y las manos.

   John oyó la historia: acampaban junto a su hijo de once años (él en ese momento se encontraba en el hospital, siendo atendido pero pasaba bien). Por la noche un oso los había atacado, con lo que corrieron y cruzaron el arroyo y se refugiaron en las copas de los árboles donde pasaron la noche. Al amanecer llegaron a la carretera y buscaron ayuda en la ciudad y ahora venían por sus cosas, o mejor dicho, por las cosas que podían ser salvas. 

   John se quedó hachando cerca de ellos de donde los vio partir, dejando la mitad de sus cosas destrozadas entre la nieve y el barro. En la última brazada de leña encontró un juguete semienterrado en la nieve, un indio iroqués articulado, de unos quince centímetros. 

   Bobby se puso contento con el regalo que le trajo su padre. 

   ¡Un indio iroqués con lanza y cuchillo!, exclamó todo contento; su padre lo oyó jugar hasta tarde. Por la noche, antes de irse a la cama, el niño puso el indio en la repisa junto a otros juguetes, un Cadillac de lata, un oso grizzly de peluche, una pelota de baseball y una lancha de plástico. Por la mañana se oyó un grito en la casa. John, alarmado, saltó de la cama y corrió a la habitación de Bobby. Lo encontró sentado en un rincón, llorando, y en el piso al oso grizzly, atravesado por la lanza del indio y su cuchillo clavado en un ojo. La ventana estaba ligeramente abierta, pero el indio había desaparecido.

                                                                     Fin. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed