Retrotravesía

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
45 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

Faltaba poco ya, cinco cuadras apenas. El viejo arrastraba los pies y sus manos se agarraban con fuerza mínima a rejas de ventanas, picaportes o a cualquier otra cosa que sobresaliera de las paredes. Cruzar la calle sin semáforo le llevó minutos valiosos. 

   Ahora sólo faltaban cuatro cuadras. El hombre apresuró el paso, hizo un intento de trotar, pero todavía no estaba para eso. Entretanto, llegar a la otra esquina, fue menos penoso que el trayecto de la cuadra anterior. En la esquina lo alivió ver un poste de semáforo, aunque tuvo que esperar que le autorizara el paso. 

   Ya en la tercera cuadra, el muchacho se demoró menos de medio minuto en llegar a la otra esquina. Esta otra, sin embargo, no tenía semáforo, pero ágilmente consiguió sortear el tránsito. 

   En la segunda cuadra, el niño corrió con todas sus fuerzas y pensó que lo conseguiría. 

   Y, por fin, ya en la última cuadra, la enfermera de la maternidad que acababa de asomarse a la entrada para ver cómo estaba el tiempo, de repente vio un bebé llorando en el umbral. Se apresuró a tomarlo en sus brazos y desapareció más allá de la guardia, y para cuando llegó al quirófano el feto temblaba de frío. Pero a pesar de tantos traspiés y contratiempos, Francisco Anselmo consiguió llegar a tiempo para volver a nacer. 

                                                                Fin. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed