La primera lección

Por
Enviado el , clasificado en Drama
53 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

El auto estacionó y bocinó. 

   "Vení, pibe", le dijo el padre al hijo. En el auto los esperaba un amigo al volante. 

   "¿Él viene con nosotros?, preguntó el amigo. 

   "Sí, quiero darle un par de lecciones", dijo el padre. 

   El auto arrancó, salió del barrio e ingresó en otro y en otro.

   "¡Acá!", dijo el padre. 

   El auto se detuvo. El padre, apuntándolo con el dedo, le ordenó al chico que esperara sin moverse del lugar.  

   "Prestá atención y vas a ver cómo es fácil hacer plata". El chico lo vio sacar dos pistolas de la guantera y pasarle una al amigo. Los hombres bajaron y se encaminaron a una tienda. Al rato salieron corriendo, el padre cargaba dos balanzas electrónicas debajo de los brazos.

   "Tomá, ponélas ahí atrás", le dijo el padre al chico, pasándoles las balanzas. 

   El auto salió en disparada.

   "Y esto es para vos". El padre le tiró un paquete de gallatitas. Después sacó un celular del bolsillo de la campera y un montón de billetes amasados que se puso a contar. A pocas cuadras fueron interceptados por tres patrulleros de la policía. El chico vio la cara del padre y del cómplice siendo aplastadas contra el capó del auto, mientras los policías los esposaban. Después uno de los policías abrió la puerta de su lado y le gritó a otro: 

   "¡Gómez, acá están las balanzas y hay un pibe también! ¿Quién sos vos?", le preguntó. 

   "El hijo de aquél", le respondió el chico, señalando al padre. Después sacó el paquete de galletitas de su campera. 

   "Ésto también me lo dio él", le dijo, pasándole el paquete. El policía lo tomó y se alejó con las cosas robadas. Después el chico vio que metían a su padre y al amigo en un patrullero Otro policía entró al auto y, siguiendo a los otros patrulleros, se dirigieron a la tienda. Allí los esperaba la dueña. El policía de nombre Gómez le devolvió las balanzas, el celular, el dinero y el paquete de galletitas. Ella le dijo algo mientras miraba hacia el auto. En seguida el policía se acercó con el paquete de galletitas en la mano. 

   "Tomá pibe, ésto es para vos", le dijo. El niño miró el paquete y después la nuca de su padre dentro del patrullero que estaba adelante.  

   "No lo quiero, gracias", respondió. El chico ya había aprendido una lección, precisamente la primera. 

                                                                  Fin. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed