El navío fantasma - parte 1

Por
Enviado el , clasificado en Terror / miedo
46 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

EL RECEPCIONISTA ESPERABA LA RESPUESTA. 

   "DANIEL BENICIO", DIJO EL HOMBRE. EL RECEPCIONISTA LO MIRÓ COMO QUIEN ESPERA MÁS. 
   "¿DANIEL BENICIO DE QUÉ?", PREGUNTÓ, AL FIN. EL HOMBRE LO MIRÓ SORPRENDIDO. 
   "NADA MÁS, DANIEL ES MI NOMBRE Y BENICIO MI APELLIDO", RESPONDIÓ. 
   "AH, ENTENDÍ, ¿PROFESIÓN?", PREGUNTÓ. 
   "CAZADOR DE MARIPOSAS", RESPONDIÓ EL HOMBRE. EL RECEPCIONISTA ARQUEÓ UNA CEJA Y LO MIRÓ POR EL RABILLO DEL OJO. ANOTÓ LA INFORMACIÓN ADICIONAL Y DESPUÉS SE DIO VUELTA, MIRÓ EL TABLERO, ESCOGIÓ UNA LLAVE Y SE LA PASÓ. 
"AQUÍ TIENE, SUBIENDO LA ESCALERA A LA DERECHA, CON VISTA A LA CALLE COMO PIDIÓ", DIJO Y VOLVIÓ A LA LECTURA DEL LIBRO QUE LEÍA CUANDO EL HUÉSPED LLEGÓ. 
EL CAZADOR DE MARIPOSAS SUBIÓ LA ESCALERA, DOBLÓ A LA DERECHA Y BUSCÓ LA HABITACIÓN, "B-3".

   LA HABITACIÓN ERA AMPLIA Y BIEN ILUMINADA, LE PARECIÓ CONFORTABLE. UNA CAMA DE SOLTERO, UNA MESITA DE NOCHE, UNA MESA MÁS GRANDE CON UNA SILLA Y UN PEQUEÑO GUARDARROPAS ERA TODO LO QUE COMPONÍA EL MOBILIARIO. UNA PUERTA LATERAL, JUNTO A LA MESITA DE NOCHE, DABA ACCESO AL BAÑO. EL CAZADOR LARGÓ EL MOCHILÓN SOBRE LA CAMA, SE DESVISTIÓ Y SE METIÓ AL BAÑO PARA DARSE UNA DUCHA.

   CUANDO BAJÓ EL RECEPCIONISTA LO MIRÓ DETENIDAMENTE DE ARRIBA ABAJO Y DE ABAJO ARRIBA, COMO ESCANEÁNDOLO. VESTÍA BOTINES DE CUERO MARRONES, MEDIAS DE ALGODÓN GRUESAS HASTA LAS RODILLAS, BERMUDA Y CAMISA Y UN SOMBRERO BRITÁNICO COLONIAL, TODO COLOR CAQUI; DEL CINTO DE CUERO MARRÓN COLGABA UN MACHETE CON MANGO DE MADERA; EN UNA MANO LLEVABA UNA CAJA PLÁSTICA ROJA PROTEGIDA CON UN TEJIDO FINO BLANCO Y EN LA OTRA UNA VARA DE ALUMINIO CON UNA RED VERDE EN UN EXTREMO PARA CAZAR MARIPOSAS AL VUELO Y SOBRE LA ESPALDA UNA PEQUEÑA MOCHILA DE LONA NEGRA. 
   "¿LLEVA REPELENTE? ALLÁ HIERVE DE MOSQUITOS", LE ADVIRTIÓ EL RECEPCIONISTA. 
   "SÍ, AQUÍ DENTRO, Y AGUA TAMBIÉN", CONTESTÓ EL CAZADOR DE MARIPOSAS, SEÑALANDO LA MOCHILA MIENTRAS PASABA HACIA LA CALLE. EN LA VEREDA SE DETUVO UN MOMENTO PARA CONSULTAR UNA GUÍA QUE SACÓ DEL BOLSILLO LATERAL DE LA BERMUDA, DESPUÉS SIGUIÓ POR LA AVENIDA HACIA LA DERECHA; AL FINAL, A UNAS CUATRO O CINCO CUADRAS, EMPEZABA LA SELVA.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed