Amistades económicamente viables - parte 2

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
54 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

2- PATRICK KING RUMBO A LOS STATES 

Patrick King saltaba de alegrí­a y no veía la hora de conocer al mega big boss de los negocios. Confirmada la fecha y llegando el día Patrick King embarcó hacia los Estados Unidos. 

No bien llegó al aeropuerto de Washington, una limousine ya estaba a su espera y lo llevó directamente a Xanadu 2.0, la  residencia inteligente de su ilustre anfitrión. Willy Kate no tuvo mucho trabajo para programar la casa al gusto de su millonario invitado, ya que a Patrick King le gustaba solamente una cosa en la vida: Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, aunque ahora podí­a gustarle cualquier otra cosa que se le antojara. En el cuestionario que los invitados a la casa inteligente tenían, por obligatoriedad, que responder no había ni una sola respuesta donde dicha banda no constara. 

   Apesar de ahora ser un hombre multimillonario e importante Patrick King no habí­a cambiado un ápice siquiera de su carácter jocoso y un tanto burlista, ni aprendido ni una coma de más de lo que ya sabía cuando era un Juan Nadie. Ni siquiera, cuando supo que Willy Kate lo invitaba a su casa, se interesó en tomar clases elementales de inglés y mucho menos de protocolo. Willy Kate no se sorprendió en lo más mínimo cuando vio bajar de la limousine a aquel personaje vestido de rojo, negro y blanco, armoniosamente distribuidos en su figura, queriendo, sin saber cómo, ser importante. Parecía una estrella de rock y si no fuera por la cabeza rapada se parecerí­a a Bono Box. En un pasable español machucado el anfitrión saludó a Patrick King y éste se sintió pisando el primer escalón de la escalera que conducía al Olimpo. Al entrar en la casa Patrick King quedó extasiado. Las paredes cambiaban de color, al entrar eran blancas y de pronto cambiaban al negro y más un poco, al rojo para volver a repetir la secuencia al son de los primeros acordes in crescendo de la canción Oktubre mientras las tapas de los discos de los redondos simulaban cuadros colgados en el medio de las paredes de colores cambiantes. Patrick King no podí­a creer lo que sus ojos estaban viendo. Y claro, mientras sus sentidos navegaban por el mar de lo sublime planeaba una casa igual apenas regresara a su paí­s; al final, si Willy Kate podí­a por qué no él. Finalmente llegaron a la habitación de huéspedes, que para decepción de Patrick King la cama era rectangular, no redonda como le hubiera gustado. Como le sucedía a diario en el mundo de los ricos, al cual no podí­a adecuarse, pensó lo que no debía y lo exteriorizó:

  "Che Willy, no me pusiste una cama redonda, loco", le dijo, como si de un amigo de años se tratara.

   Willy Kate lamentó por dentro el no haber captado en su totalidad la enfermisa obsesión de Patrick King por aquella banda. Se disculpó lo mejor que pudo y se dispuso a mandar a sus asistentes que cambiaran la cama inmediatamente. 

  "Dejate de joder, Willy, que no es para tanto", respondió Patrick, mintiendo, y agregó:

  "Además, no serías el Willy Cat que yo conozco", remató equivocadamente, no percibiendo la triple metida de pata: no conocí­a a Willy Kate, más allá de la figura pública, tampoco se apellidaba Cat y ambas palabras se pronunciaban de forma diferente.

   "Ok, está bien, no problem, pero mi apellido es Kate", le aclaró el magnate al fallido Patrick, que no se dio por aludido y seguiría  confundiendo Kate con cat.

  "Bueno, che, ¿y dónde está la heladera?", prosiguió Patrick, insistiendo en su falta de tacto. Willy Kate tragó con elegancia la falta de elegancia de su invitado y pasó a otro tema, a fin de hacer más llevadera la relación de negocios que los había hecho converger en los mismos tiempo y lugar; al final, en el mundo de los negocios hay dos tipos de amistades: las que deben evitarse, porque no rinden dividendos, y las que, a pesar de las diferencias, son económicamente viables. 

                                                            Fin.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed