El cazador

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
75 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

El tipo era tenido como el mejor cazador de toda la comarca y a él acudía la gente del lugar por distintos motivos. La policía para que encontrara a tal o cual bandido; y allá iba él, y unos días después aparecía por la comisaría con el bandido maniatado y listo para ser encarcelado. O la mamá preocupada con el hijo adolescente que había ido a una fiesta el viernes y, ya domingo, el muy desnaturalizado aún no había vuelto; y allá iba él, y el lunes, a más tardar, aparecía por la casa de la madre preocupada con el muchacho hecho un trapo después de tres días de farra. 

   Por esas y otras el cazador era muy solicitado en el pueblo no solo para cazar bandidos e hijos parranderos e inconsecuentes sino también para cazar caballos que habían saltado la cerca del corral para ir atrás de alguna yegua alzada o que habían sido robados por los cuatreros; para traer de vuelta alguna gallina robada por la noche (en este caso la mayoría de las veces volvía con los huesos nada más, porque el resto ya había sido consumido en algún guiso o puchero) e, incluso, para ir atrás de la bicicleta sustraída de la vereda del bar mientras el dueño se tomaba unas copas con los amigos. Y hasta hubo una vez que tuvo que salir a cazar a un novio arrepentido que había dejado plantada a la novia en el altar. Como se ve al hombre nada se le escapaba y eso porque desde chiquito tenía talento para la cosa. Cuando jugaba con otros niños a la mancha no se le escapaba ninguno; al jugar a la pelota en el campito y alguien pateaba la pelota para el lado del pastizal era él el único capaz de cazarla entre los yuyos antes que ningún otro, y hasta se dice que tenía muchos gatos pero todos inútiles porque él mismo les cazaba los pajaritos (bien podría decirse que los cazaba al vuelo) y los ratones que tanto les gustaban a sus mascotas. Por todo ello era que ahora, de grande, era considerado el mejor cazador de toda la comarca, y como todo tiene un inicio la gente siempre le preguntaba lo mismo: ¿cómo había comenzado todo?, y él siempre respondía riendo que la primera cazada había ocurrido en una madrugada en su temprana niñez cuando queriendo cazar a los camellos de los reyes magos acabó cazando a sus propios padres. 

                                                            Fin. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed