El ajuste de cuentas - parte final

Por
Enviado el , clasificado en Intriga / suspense
59 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

                                                                          IV 

                                                                  EL REGRESO 

Fue una larga y difí­cil temporada de maltratos y humillaciones detrás de las rejas para Percy Black. Con frases como: "Mulligan, hijo de puta, está llegando tu hora", o "ya te falta menos, maldito" encontraba fuerzas para soportar el encierro, mientras iba masticando miga a miga su venganza. 

   Cuando recuperó su libertad, cinco años más tarde, la mañana estaba frí­a, como era de esperar de esa mañana de invierno, aunque para él ya no hacía diferencia si era invierno o fuera verano. La ciudad le pareció extraña e irreal, creyó que la sentiría así para siempre, como la vida, como el mundo. Tuvo la misma sensación de irrealidad al entrar a su casa. Un par de ratas y algunas cucarachas se escabulleron al percibir su presencia por debajo de unos pocos trastos desvencijados que derruían tristes entre el polvo y la humedad. Nunca imaginó que un día podría ver su hogar tan triste y tan vacío, tan hueco y feo, tan muerto. Entretanto, imaginó la escena de la policí­a entrando y llevándose sus queridos tesoros; agentes risueños incautándolo todo, entre bromas y risas, y, finalmente, la puerta cerrándose tras ellos por última vez, dejando la casa largada a la ruina y a la soledad. 

                                                                          V 

                                             LA VERDADERA CARA DEL HÉROE

La primavera, al fin, había llegado. A través de la ventana que daba a la calle, Percy Black miraba a las personas que pasaban por la vereda frente al portón de entrada, alegres y despreocupadas, pensó en lo diferente que era la percepción de la vida para cada persona, y cómo podía cambiar la suerte y los estados de ánimo de un momento a otro. Como acabaría sucediendo con Patrick Mulligan. 

   La esposa y el hijo de Mulligan, amordazados y atados como dos fiambres en el sofá del living, justo debajo de su retrato donde estrechaba la mano del presidente, esperaban su llegada con una esperanza de liberación vagando en sus mentes. Percy Black se volteó y le echó una miraba en silencio al retrato, Mulligan lucía sonriente y con el pecho hinchado de orgullo donde lucía la medalla de honor en reconocimiento a su heroísmo. Después sus ojos volvieron a posarse en los rehénes; esta vez el gran héroe les iba a fallar, no iba a poder hacer nada por ellos. Como no había hecho nada para atrapar al espía a no ser interrogarlo y sacarle la información sobre el ataque del enemigo que hubiera cambiado el curso de la guerra. Se lo habían dado servido en una bandeja de plata los policías de la frontera que lo descubrieron en una zona donde estaba prohibido el tránsito de personas, nada más. Esposa e hijo serí­an testigos de la venganza de Percy Black, cuando les mostrara la verdadera cara de Patrick Mulligan, y qué es lo que sucede cuando se cree estar por encima de la ley, más allá del bien y del mal. En ese momento escuchó un automóvil estacionar junto a la vereda, Percy espió detrás de las cortinas, Mulligan, dentro del automóvil, contemplaba su casa.

                                                                 Fin. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed