Vampirium - parte 1

Por
Enviado el , clasificado en Terror / miedo
64 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
EntrenaEn.casa - Videos para hacer ejercicio en casa. Entrenamiento funcional, fitness, yoga, pilates... ejercicios para hacer con niños y adultos mayores.

El vampiro abrió los ojos y encendió el candelabro, en la pared opuesta el reloj transcurría en su pendular infinito marcando las seis de la tarde. Tenía hambre y sed, un ansia de ambas en una sola: sangre. Pensó en la noche pasada. Había estado sobrevolando la ciudad en busca de alimento por horas. Los buenos tiempos para la caza eran parte de un pasado mejor. En el mundo actual, hipervigilado, era necesario una destreza que trecientos años antes, cuando contaba con veinte ágiles años, era impensada. Le vino entonces a la memoria una lejana noche de invierno iluminada por la luna llena. 

   La taberna estaba repleta (a los hombres el frío invernal no les impedí­a llegar, pero sí abandonarla). Desde afuera, el vampiro transformado en murciélago esperaba colgado del arco de un farol que una presa decidiera volver a su casa o salir a orinar. El jolgorio en el interior de la taberna escapaba por las rendijas de las tablas y llegaba hasta sus oídos sin producirle ninguna emoción (él ya no sufría de esos males). En noches de luna llena su ansia aumentaba, sentía un hambre incontrolable que dominaba sus sentidos, haciendo que al momento de capturar la presa la vaciara de un solo tirón. En esos días se preguntaba si sería siempre así o con el tiempo su organismo conseguiría el equilibrio adecuado donde con apenas unos pocos mililitros de sangre le bastase para igualar sus noches desiguales. Odiaba esas noches de luna llena, se sentía como se sienten los viciados, que nunca es lo bastante y siempre están queriendo otro poco. Todo le dolía y solo tenía un pensamiento: sangre y más sangre. La puerta de la taberna por fin se abrió, un halo de luz anaranjada irrumpió en una parte de la noche azulada, como un túnel luminoso. Una figura proyectó por un breve momento su sombra alargada hasta la vereda de enfrente, usurpándole a la noche una parte de su homogeneidad. La figura se deslizó hacia un costado, adentrándose en la negrura del callejón lindero. Varios vasos de cerveza, quizás litros, apremiaban al hombre, que estaba ya en las últimas, a juzgar por sus pasos apresurados. Intentaba infructuosamente bajarse los pantalones, pero su inmensa barriga le dificultaba hacerlo con la debida urgencia. Rezongaba palabras retorcidas, indescifrables, y maldiciones a los dioses, cuando el vampiro acabó con sus pesares con una mordida precisa en su inflamada yugular. Por un momento el vampiro se olvidó de sus dolores, pero sabía que luego del vaciamiento de ese desgraciado, el ansia volvería a incomodarlo, como siempre le sucedí­a en esas noches. Levantó el cadáver flácido, caído a sus pies, y lo revoleó sobre los tejados y se quedó mimetizado en las sombras a la espera de la próxima víctima. 

   Otros inconvenientes muy usuales de aquella época eran clavar los dientes en la carne grasienta, sudorosa, llenas de llagas y forúnculos, de la gente tan poco higiénica y beberle la sangre siempre enferma, alcoholizada y desnutrida. Pero era lo que había en aquella época, en contra partida había más libertad de acción. Las personas se escondían al oscurecer y las muertes de la gente común no se investigaban con tanto ahínco. Pero como todo en la vida, las cosas van cambiando y ahora se le hacía necesario moverse con sumo cuidado; en la actualidad la gente es más saludable y aseada, pero su sueño es velado por cámaras que lo registran todo y casi ningún crimen queda impune. Que descubrieran su identidad serí­a su fin. 

   


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed