Corazón de hierro

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
68 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

El cardiólogo había sido claro y determinante: "Su corazón es de hierro". 

   Al final, todo lo que le hacía sentirse mal era lo que a casi todo el mundo aflige por igual, la falta de dinero. Con lo que no le quedaba otra que anotarse en el trabajo para hacer más horas extras. Con esos pensamientos se dirigía a la parada de colectivo cuando en la puerta de una casa vio una bolsa, una bolsa que contenía algo, por lo abultada que se veía. Él paseó la vista hacia todos lados y como no vio a nadie miró en su interior, estaba llena de dólares. Nunca había sido de hacerse de nada ajeno aunque sea un tornillo de la fábrica, pero siempre hay una primera vez para todo, mucho más cuando se trata de plata, sola y olvidada, y sin son dólares entonces... Sin pensarlo mucho agarró la bolsa, se la puso debajo de un brazo y apuró el paso a casi parecerse a correr. Paró el primer colectivo que pasaba. 

   "Hasta la terminal", le dijo al chofer y fue directo al fondo. Había poca gente, con lo que se puso a contar con las dos manos dentro de la bolsa; contaba y contaba, ya iba por los diez mil y todavía faltaba un montón como nueve veces más esa cantidad, calculó. 

   "Su corazón es de hierro", le había dicho el cardiólogo, sin embargo parecía fallarle. Unos minutos antes le preocupaba la falta de dinero y su corazón como si nada, pero ahora que sus problemas habían acabado hasta el día de su muerte su corazón palpitaba como nunca antes. 

   El colectivo frenó y subió un muchacho con cara rara; él atinó a bajarse allí, pero el chofer no le dio tiempo de tocar el timbre, arrancando de inmediato. 

   "En la próxima", se dijo, pero en ese momento el muchacho de cara rara anunció un asalto. 

   "Pásen todo lo que tengan", dijo, apuntándoles a todos los pasajeros con una pistola. Cuando llegó a él su corazón de hierro palpitó por última vez. 

                                                                Fin. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed