Experiencia en un baño

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
2756 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Ese día salí al apartamento de mi amiga para pasar una tarde de chicas, tomar unos tragos hablar de todo un poco.

Bueno el ambiente se fue haciendo muy cómodo, empezamos a tomar, bailar, reírnos de las locuras y anécdotas de cada una, nos tomamos fotos locas y grabamos videos bailando.

De repente sentí el deseo y ese morbo de escribirle a mi gordito bello, tenía tantas ganas que estuviera conmigo en ese momento. Total, le dije a mi amiga: oye ¿le pasó una foto? Me dice ¡dale! Bueno le envié la foto de nosotras dos y su respuesta fue, ¿dónde estoy yo? Dibujé un muñequito sobre la foto y le dije este eres tú jajajajaja

Le envié mensaje invitándolo que se uniera al festín, pensé iba a decir que no porque venía saliendo de una reunión, pero mi sorpresa fue cuando me dijo voy en camino espérame. Siiiii, que emoción, ¿creo se iba a dar lo que tenía planeado desde hace algún tiempo?

Cabe destacar que mi amiga y yo tenemos un buen trasero, que cualquiera no se perdería por nada del mundo cogérselos.

Cuando llego me dijo baja ya estoy aquí, mi amiga me dice toma las llaves y búscalo, pero quería que ella bajara conmigo porque quería que él se excitara cuando las dos caminamos delante de él viéndonos mover esos traseros bien dotados, me gusta jugar con su imaginación, eso me excita, apenas entramos al ascensor lo primero que hice fue besarlo ricamente, me lo quería comer todito y me provocaba morbo que mi amiga nos viera.

Llegamos al apartamento me tomo por la cintura, rozando mi trasero con su pene, nos sentamos en el sofá mi amiga enfrente de nosotros y yo acostada encima de él, tocándonos por todos lados, charlamos de TODO, es muy buen conversador y te escudriña tanto que terminas diciendo lo que no cuentas a otros y eso me fascina.

En aquel sofá nos besamos, morboseamos, me metía mano por todas partes, frotaba mi clítoris todo húmedo, sentía como de vez en cuando miraba a mi amiga y solo me imaginaba que estaba pasando por aquella mente, ¡que estaría pensando! Aquella escena me excitaba cada vez más.

Me pare para ir al baño me dieron ganas de orinar con ganas de decirle acompáñame, pero sabía que en algún momento él tenía que ir y mejor decidí esperar. 

Y así fue, apenas dijo me prestan el baño, mi cara, mi mente empezó a maquinar tantas cosas jajajaja. Lo lleve al baño del cuarto principal donde duerme mi amiga y estando dentro le chupe su pene, sus bolas me lo quería devorar todo, nos besamos cómo locos,  baje mis pantalones y mis pantis, me recostó de la pared yo de espaldas a él y tocando mi trasero empezó a meterlo y cogerme tan rico, sentí su agitación, su respiración rápida, lo más excitante es escuchar ese gemido cuando siento que sale toda esa leche dentro de mí, me voltee y tenía todo su pene lleno de leche  lo volví a chupar para sentir su semen en mi boca, Diossss que ricoooo...me encanta mirarlo a los ojos, esa mirada de placer me excita tanto. Terminamos y con ganas de que al abrir aquella puerta estuviera mi amiga acostada en su cama para cerrar con broche de oro, terminar en un trío y cumplir nuestra fantasía.

Bueno mi gordito bello, las esperanzas de cumplir nuestra fantasía cada vez están más cerca, quizás está historia tenga una segunda parte, pero en lugar que existan dos personajes quizás sean tres jajajaja


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed