El poder de la envidia

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
35 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Deviajeros.es - La página de referencia para planificar tus viajes y vacaciones

La primera bicicleta que tuve me la compró mi abuela, una italiana marca Fiorenza, modelo 1970, usada y con amortiguadores en la rueda delantera y freno a disco (averiado) en la trasera, pero sin el asiento tipo banana. Y aunque ningún bicicletero nunca consiguió arreglarle el freno eso no le quitó el encanto y mientras la tuve, de los trece a los dieciséis, me divertí bastante. Un día, cuarenta y tantos años después, en una conversación casual con mi hermano nos acordamos de aquella bicicleta. Entonces él me confesó que siempre le había gustado y que soñaba con ella, "cómo te envidiaba", me dijo. Y fue en ese momento que comprendí por qué nunca ningún bicicletero consiguió arreglarle el freno.

                                                              Fin.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed