La jovencita

Por
Enviado el , clasificado en Humor
76 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
ManualidadesEn.casa - Haz manualidades en casa. Cientos de proyectos para desarrollar tu creatividad, con diversos tipos de materiasles y niveles de dificultad.

El todopoderoso presidente, para la conmemoración del trigésimo quinto año en el poder, se dignó a bajarse del vehículo presidencial, pese a la insistente recomendación del jefe de su seguridad para que no se arriesgara a tanto, pero él se negó rotundamente. El jefe se seguridad no podía entender ese capricho del presidente, ¿para qué necesitaba acercarse al populacho? ¿Qué quería demostrar? La verdad, nadie pudo entender su actitud, aunque le buscaron y encontraron varias justificaciones; que quería demostrar su lado humilde, que deseaba estar más cerca del pueblo, que que se viera que era uno más de ellos, entre muchos otros etcéteras. Pero realmente la intensión del presidente distaba años luz de cualquier hipótesis. 

   Desde el automóvil había visto una jovencita, detrás de la multitud apiñada en las veredas, que lo miraba como ninguna mujer en la vida lo había hecho; ya antes de aproximarse a donde ella se encontraba la había notado su mirada entre la marea humana, y cuando pasó delante; y cuando la comitiva siguió, él se dio vuelta, buscando su rostro, y, para su regocijo, ella todavía lo seguía con aquella mirada que tanto le decía. Ella era joven, de unos veinte años tal vez, quizás algo menos, hermosa entre las hermosas; tenía el cabello castaño y una penetrante mirada ambarina, que, sin pestañear siquiera, insistía en decirle algo que solo él podía interpretar; y él, ya consciente de la conexión entre ambos, sentía una corriente eléctrica que le recorría cada centímetro de su ser, haciéndole olvidarse del luto reciente y del resguardo que le debía a la memoria de su esposa. Por ese motivo, cuando el automóvil llegó al final de la avenida, le ordenó al chofer que se detuviera y dijo que volvería a hacer el recorrido de forma inversa, pero a pie. Conocedor del alma humana, el presidente se dijo que, seguramente, se trataba de una cazafortunas, pero a su avanzada edad también sabía de sobra que el dinero es para comprar lo que otros quieren vender. ¿Que la gente hablaría?, con seguridad absoluta, pero él ya no tenía tiempo para detenerse ante nada, ni por recato ni por orgullo, porque mientras el mundo criticaría y hablaría quién estaría disfrutando sería él. Las palabras y los pensamientos no lo podían tocar, ya no, pero ella sí. ¡Y cuantas veces él lo requiriera y en donde se le antojara! 

   Avanzaba estrechando manos desconocidas y sonriendo para el que quisiera tomar la sonrisa para sí, pero él no miraba a nadie, sus ojos buscaban los de ella, que se dejaba ver entre las cabezas, brazos y manos que se agitaban interponiéndose entre ambas miradas. 

   Quiso detenerse justo cuando la tenía enfrente, pero la multitud apretujada contra los hombres de la seguridad hacía que prosiguieran el trayecto y ella y su mirada volvían a quedar para atrás. En ese momento él llamó al jefe de seguridad y le dijo al oído que quería saber quién era aquella jovencita que lo miraba con insistencia. 

   ¡Averígüelo ahora mismo!, le ordenó. El hombre miró hacia donde le indicó el presidente, pero vio cientos de jovencitas, ¿a cuál se refería exactamente? 

   ¿Cuál, señor presidente?, le preguntó, desorientado. Entonces el presidente se la describió y hasta se la señaló para mejor ubicar el objetivo. El hombre agudizó la vista hasta que la vio y la vio tan bien que se demoró un buen tiempo buscando las palabras correctas para decirle al todopoderoso presidente que aquella joven se trataba de un cartel promocionando la nueva tintura para cabellos de Pantene. 

                                                                    Fin. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed