Drácula enamorado

Por
Enviado el , clasificado en Amor / Románticos
110 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Ficción romántica (top ventas) - Los libros más vendidos del momento de ficción romántica.

Desde hacía un tiempo Drácula venía sufriendo de insomnio, con lo que durante el día se aburría como un hongo. De manera que un día, no bien anocheció, entró a una librería dispuesto a comprar un libro para entretenerse y quién sabe conciliar el sueño, pensaba. Y, lógicamente, se interesó por libros de vampiros, pero como nunca había sido ni siquiera lector casual, con sorpresa  descubrió que había miles de libros que hablaban de él. "Qué interesante", se dijo, al tiempo que se le ocurría una idea; por lo que le pidió un lápiz y papel al librero y anotó todos los nombres de los autores que habían escrito sobre él. De modo que, dedicó se dedicó a chuparle la sangre a los autores que le dedicaban libros sin pagarle un céntimo siquiera a modo de derechos de autor. Da a pensar que de esta manera no se sentiría culpable por tener que matar para mantenerse vivo, y algo de eso debió haber sido porque a cada muerte siempre repetía lo mismo: "he sido resarcido". Y así pasó meses y meses hasta que una noche llegó a la casa de Anna Rizzo, una insipiente escritora que había escrito un solo libro sobre él, "Entrevista con el conde". Pero ¡no es que Drácula se enamoró! y lo más sorprendente, fue correspondido. De esta manera Drácula vampirizó a su amada y desde ese día ella se convirtió en una escritora famosa, que gracias a las historias que Drácula le contó (y aún le cuenta), ya que después de tantos siglos tiene más historias acumuladas que Matusalén, ella ha estado inundando el mundo con libros de vampiros hasta el día de hoy. En su segundo libro, "El vampiro está", Anna narra las andanzas de su amado por Francia en el siglo XVIII; en "En el rey de los sentenciados", trata de la época en que al vampiro se le dio por la ópera y la música clásica, que luego abandonó por la exposición pública que ambas actividades conllevan; en "El cleptómano corporal", cuenta la lucha trabada contra un brujo sofisticado que falsificaba certificados de nacimientos que al descubrir su inmortalidad quiso extorsionarlo; en "Mimoso el diablo" narra la cruenta lucha que sostuvo contra el demo, que quería llevarse al infierno sus víctimas con sangre y todo; en "El vampiro armado", trata de una época en que tuvo un dolor de dientes y se vio obligado a usar un punzón para pinchar la yugular de sus víctimas; en "La mulata de New Orleans", cuenta sus peripecias con la tal mulata que quería porque quería ser vampira a toda costa, pero a Drácula le gustaban más las rubias; en "Sangre y porro", como lo indica el título, es basada en una época en que Drácula se le dio por la psicodelia y las experiencias alucinógenas; en "El Sanctasanctórum", vuelve a relatar sobre su estadía en New Oleans, pero sin la mulata, que en la historia contada por Drácula estaba, pero Anna, que no se tragó eso de que solo le gustaran las rubias, decidió omitirla olímpicamente; en "La canción ensangrentada", cuenta cuando su amado enfrentó a una banda de brujas que le hacían la competencia porque también estaban atrás de sangre humana para sus rituales sangrientos y en el último libro hasta la fecha "El príncipe está", narra cuando Drácula estuvo preso en un castillo asediado por un ejército enemigo por varios meses y para no morir de hambre tuvo que alimentarse con todos los que estaban presos junto con él, incluido el príncipe del título, al cual engañó jugando al lobo hambriento cuando, desde afuera de una habitación, él preguntó: ¿lobo está?, y el príncipe boludo, como no era lobo, respondió que no, delatándose a sí propio. Y así, quién lo diría, una tarde lluviosa, mientras contaba nuevas aventuras por fin se durmió. Y Anna, que apuntaba todo en un cuaderno sentada a su lado, salió de la habitación en puntillas de pie para no despertar a su amado que con las trasnochadas, la prolongada vigilia diurna y las revolcadas en cualquier lado que se daban, tenía una ojeras horribles. 

                                                                Fin. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed