Corbata de soga

Por
Enviado el , clasificado en Cuentos
83 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros de narrativa y ficción - Consulta las novelas y libros de narrativa (novelas) más populares de Amazon

Mañana soleada de un sábado primaveral. 

   El día parecía prometedor. "Un espléndido día para pasear por la ciudad", suspiró para sí propio el tendero, ojeando hacia la calle a través de la vidriera. Y tras el suspiro, del otro lado del cristal, de pronto se materializó la silueta de un hombre de traje pero sin corbata, que se detuvo a ver la mercadería y, como un autómata, seguía con la mirada la infinita cantidad de corbatas allí exhibidas. 

    "¡Ajá, la primera venta del día!", pensó el tendero, restregándose las manos como una mosca ante el manjar. Pero el hombre se mantenía estático, sin siquiera insinuar el más mínimo movimiento, solo sus ojos seguían yendo y viniendo sin dejar entrever ninguna inclinación para tal o cual corbata. 

   "Un indeciso", se dijo el tendero. Un indeciso que requería de su intervención para animarlo a completar su vestimenta. 

   Buen día, señor, ¿buscando la corbata ideal?, le preguntó cuando salió a su encuentro. El hombre, sorprendido, giró la cabeza hacia aquel hombrecito sonriente con cara y ojos de judío que se dirigía a él; miró hacia atrás y como no vio a nadie cerca suyo comprendió que se dirigía a él, y como no deseaba ni tenía con qué comprar nada, le devolvió el saludo y le hizo saber que no quería ninguna corbata.

   No, no, solo estoy apreciando la gran variedad expuesta, explicó con sequedad. El tendero, que no era judío pero era buen vendedor, no se daría por vencido tan fácilmente. 

   Si me lo permite, ¿puedo hacerle una sugerencia?, preguntó, acercándose un poco más a él. El hombre dio un paso atrás y atajándose con las manos advirtió: 

   Perdone, amigo, pero no estoy interesado en comprar ninguna corbata; es más, prosiguió, no tengo dinero encima ni en ningún lugar; tampoco tengo para comer ni para volver a mi casa, en caso que la tuviera. Como ve, estoy más para la muerte que para la vida. El tendero, acostumbrado a evasivas, unas más ingeniosas que otras, le dijo, riendo por la gracia que le causó la disculpa del hombre: 

   Bueno, por si no lo sabe existe una corbata para cada ocasión, váyase adónde se vaya. Pero le ruego que me aguarde un momento. Dicho esto entró en la tienda. El hombre a través de la vidriera lo vio hurgar en cajones y dos o tres veces hacerle señas que él entendió que era para que siguiera aguardando. Cuando el tendero volvió a salir traía en sus manos una soga que terminaba en un lazo con nudo corredizo. 

   Tome, se la regalo, le dijo, con una sonrisa judía. El hombre le echó una mirada turbada a la soga. 

   ¿Qué significa?, no estoy entendiendo, dijo. 

   Que si no tiene dinero ni para comer ni lugar donde caer muerto y está más para la muerte que para la vida, nada mejor que una corbata de soga como esta, que le aseguro que acabará con sus penas de un solo tirón, le dijo, y si me lo permite le indico, por si no lo sabe, cómo llegar a una plaza cerca de aquí donde hay árboles frondosos donde quedará hermosamente colgado. El hombre lo miraba sin comprender nada. El tendero continuó: 

   Permítame hacerle una demostración para que vea usted qué bien se verá. Dicho esto se puso la soga al cuello y parodió la expresión grotesca de un ahorcado; estirando con una mano en alto la soga, inclinando levemente la cabeza, poniendo los ojos de bizco y sacando la lengua por un lado de la boca torcida. 

   ¿Y, qué me dice?, dijo, después de la demostración. El hombre, que nunca había pensado en acabar con su vida, en la miserable vida que había tenido hasta ese momento ni en la pésima vida que tenía por delante, quizás convencido por la parodia del ahorcado, agarró la soga y dijo, con una sonrisa desconcertante: 

  Muchas gracias, señor. Después quiso saber la dirección de la plaza. 

                                                               Fin. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Diseño web para pequeños negocios, rápido y barato Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed