Mi putiesposa se vuelve la puta del albañil

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
4050 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
Libros eróticos - Los libros de ficción erótica más populares de Amazon

Hola de nuevo. Mi nombre es Roberto y el nombre de mi putiesposa es Angélica, pero le gusta que le digan Angie. De nuevo les contare una más de las tantas aventuras que tiene mi putiesposa y comienza así.

Un día mientras cogía con mi putiesposa me dijo que había un albañil que le empezó a coquetear cuando ella llevaba a nuestros hijos a la escuela. Mi putiesposa pensó en pasar por otras calles pero que si le gustaba lo que le decía el albañil, y como nosotros queríamos hacerle mejoras a nuestra casa mi putiesposa aprovechó la oportunidad para platicar con el albañil. Mi putiesposa me dijo que también ella le empezó a coquetear al albañil y que el albañil no perdió la oportunidad. Le dijo que tenía una casa que se la habían dejado a su cuidado y que estaba sola, que cuando ella quisiera ir él podría acompañarla para que se desestresara un poco.

Cuando me contó todo esto me puse bien caliente, y como todo un cornudo le dije:

- pues deberías de ir mi amor.

- si, me gustaría, pero me va a querer coger.

- pues está bien, que te coga, y sirve de que te desestresas.

- si me gusta como me coge, me lo voy a comer más seguido.

- por supuesto, si está bien sirve de que pruebes más vergas.

- lo voy a pensar.

Al día siguiente mi putiesposa me dijo que Julio, que es el nombre del albañil, había ido a nuestra casa para trabajar unos arreglos en el patio y que cuando estaba hincado Julio haciendo el trabajo, mi putiesposa paso junto a donde él estaba. Él de inmediato se levantó y le repegó su miembro en sus nalgas, mi putiesposa dice que sintió que tenía una buena verga, pero que no pudieron hacer nada más porque en eso llegaron a tocar a nuestra casa una vecina.

En la noche mi putiesposa estaba bien deseosa de la verga de Julio y me dijo que si le podía llamar para que fuera a cogérsela a la casa, y me pidió de favor que si me salía un rato para que Julio no se pusiera nervioso. Cuando me dijo esto yo estaba bien emocionado y contento.

- claro mi amor

- te mando mensaje cuando terminemos para que te regreses

Así lo hice. Me salí y a los 30 minutos mi putiesposa me manda un mensaje.

- amor ya puedes venir, Julio ya se fue

Se me hizo raro de que fuera tan poco tiempo, pero quería saber que había pasado. Llegando a la casa mi putiesposa me dijo:

- Julio estaba bien nervioso, pero cuando me baje las mayas y vio mi pucha me empezó a masturbar bien rico. Me vine varias veces y después le dije a Julio “métemela”, pero estaba bien nervioso por qué pensó que en cualquier momento ibas a llegar. Me dijo que si mejor mañana me veía en la casa que tiene sola y le dije que sí.

- excelente amor.

Al día siguiente, mientras estaba en el trabajo mi putiesposa me mandó un mensaje: amor, ya estuve con Julio en su casa. Rápido le marque a mi putiesposa y me dijo:

- amor ya estuve con Julio en su casa, me cogió bien rico y vengo caminando y siento como sus mecos me escurren por mis nalgas y mis piernas. Dejé que se viniera dentro de mi varias veces y ya nos pusimos de acuerdo para seguir con los trabajos de la casa. Me dijo que no me iba a cobrar nada pero que quería seguir estando cogiéndome, y acepté por supuesto.

- excelente mi amor – poniéndome bien contento.

- Julio empezará mañana en nuestra casa

Julio nos puso el piso y varias cosas y mi putiesposa le pagaba dándole sus nalgas. Así duraron 3 semanas, luego mi putiesposa me presento a Julio ya que mi putiesposa ya le había dicho que me gustaba ser cornudo, y la plática estuvo relajada.

A la siguiente semana mi putiesposa junto con Julio fue a pedirme permiso para ser novio de mi putiesposa, cuestión en la que estuve de acuerdísimo. Así ya Julio se sintió más en confianza y ya podía cogerse a mi putiesposa más relajado. Además, mi putiesposa me dijo que Julio parecía fuente de espermas y siempre se vino dentro de la vagina de mi putiesposa. Una vez me dijo que Julio se la cogió tan rico que le valió que los vecinos la escucharán gemir y gozar, gritó muy fuerte.

Después de esto mi putiesposa y Julio cogían todos los días, y como Julio siempre se venía dentro de su vagina, un día mi putiesposa me dijo que le gustaría que Julio la preñara y tener un hijo de él. A mí cómo cornudo, este era mi máximo deseo.

- si, está bien mi amor, ustedes sigan adelante con sus planes

Mi putiesposa le dijo a Julio que yo estaba encantado de que él la preñara. Así Julio y mi putiesposa se cogían todos los días, mañana, tarde y noche. Sus esfuerzos rindieron fruto y mi putiesposa salió embarazada, pero por desgracia aborto a los 2 meses. Después Julio nos invitó a mí y a mi putiesposa a su casa, que tenía sola para cogernos a mi putiesposa. Yo estaba encantado y como todo buen cornudo, dejé que Julio se la cogiera primero y después yo me la cogí para batirle el atole.

Mi putiesposa y Julio duraron 6 meses de novios. Después nos tuvimos que ir de esa casa, pero Julio y mi putiesposa siguen en contacto. Ahora de vez en cuando Julio se coge a mi putiesposa, una vez cada dos meses, pero mi putiesposa siguió en busca de nuevo macho y encontró otro nuevo...


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed