LA COGORZA.

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
221 visitas

Marcar como relato favorito

 


El hombre tomó unos vinos,
ya no sabía que hacer.
Cada vez que la pillaba,
regañaba su mujer.


La verdad no era listo,
mas bien era  tontorrón.
El vino y la taberna, 
era su gran afición.


Su mujer lo castigaba,
El andaba muy frustrado.
Andaba falto de sexo,
le tenía racionado.


Esa noche entró en casa,
Vestido se acostó.
 Todo lo hizo a oscuras,
La mujer ni se entero.


Le dice a la mejer,
a la hora de almorzar.
Que dulce estuviste anoche,
que te dejaste tocar.


Que estuvieras en pelotas,
no lo podía imaginar.
Y que tu macizo cuerpo,
lo pudiera magrear.


Que te hicieras la dormida,
para mi fue lo mejor.
Y que dieras gruñidos,
cuando te hacía el amor.


Estabas desconocida,
mi querida Esmeralda.
Pero estarías mas suave.
si te afeitaras la espalda.


-No estuve cariñosa,
ni me hice la dormida.
Todo lo que me dices,
es una pura mentira.


Eres un gilipollas borracho,
con la que traías encima.
No te acostaste conmigo,
Te equivocaste de puerta
Te fuiste con la gorrina.


Fácil que esto pasara,
No se lo tomen a guasa.
Animales y personas.
Vivian en la misma casa.

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed