Relatos Eróticos I. Exámenes Embarazosos (parte 1)

Por
Enviado el , clasificado en Adultos / eróticos
2663 visitas

Marcar como relato favorito

        Agosto llegaba a su fin y los días de calor moderado se combinaban con tardes de tormenta que invitaban a la reflexión. En una casa rural, un grupo de cuatro amigos pasaban la tarde.

- Parece que la excursión de hoy... - intervino Jose rompiendo el silencio.

- Sí, el día no acompaña. - dijo una chica menuda de tez pálida suspirando.

- Tienes razón Bea. - respondió con voz profunda Marcos. 

- ¿Y tú que opinas? - intervino de nuevo Jose dirigiéndose a Yolanda. La más reservada del grupo.

La mujer no respondió de inmediato y cuando lo hizo pilló por sorpresa a sus compañeros.

- Quizás... quizás pudiésemos escribir un relato. -

- ¿Un relato? -

- Vale... pero tiene que ser algo.

- Picante o embarazoso - dijo Bea.

- ¿Erótico? - comentó Jose.

     La discusión se animó y entre chanzas y exposiciones más o menos eruditas se acordó que cada uno de los presentes escribiese un relato corto con elementos eróticos, picantes o embarazosos y luego lo presentase o narrase en público. 

    Se dieron hora y media de tiempo. Hora y media que, ocupados como estaban, pasó con rapidez.

- ¿Quién comienza? - preguntó Bea.

- ¿Quieres empezar tú? - intervino Marcos.

- No, yo solo preguntaba... -

- Venga voy yo... - se animó Jose pensando que cuanto antes comenzase antes acabaría.

"Susana fue la primera en llegar a la oficina y ver en la mesa de recepción las cajitas con la palabra test. "Ya han llegado" pensó atrapando con su mano derecha el borde de su falda mientras los nervios se instalaban en su vientre. "

- ¿Cómo es Susana? - interrumpió Bea con curiosidad.

- ¿Se puede interrumpir? - dijo Marcos.

- Bueno, ya que lo preguntas y para que podáis seguir mejor la historia, en este relato no voy a describir a las personas, las presentaré, me meteré en su mente, pero si alguien quiere saber cómo son físicamente... bueno, es algo que dejo a vuestra información. ¿te parece bien?

- Sí, ya no interrumpo más. - dijo Bea.

Y sin más Jose reanudó el relato continuando con la presentación de los personajes.

"Los siguientes en entrar fueron Jorge, un veterano que ya llevaba años en la empresa y Sofía, chica de carácter alegre. Ambos vestían pantalones vaqueros.

- ¿Y esto? - preguntó Sofia.

- No has oído las noticias... son auto-tests para saber si lo tenemos.

En ese momento entró David, el nuevo becario.

- ¿Traes la ropa interior limpia? - le dijo Jorge

David sonrió por eso de quedar bien, sin entender muy bien el chiste.

La última en entrar en escena, vistiendo traje azul de una pieza, fue Almudena, la directora.

- Veo que ya llegaron los tests. A las 9 y media nos reunimos, ¿vale? - dijo en voz alta dirigiéndose a los empleados.

El tiempo pasó con rapidez sin que nadie en la oficina pudiese concentrarse.

- Bien. Estos son los tests. Como sabéis el gobierno nos pide que controlemos esta infección escurridiza desde oficinas y centros de trabajo. Podéis leer el protocolo pero os resumo. Básicamente tenemos que hacernos el test todos, sin excepciones. El proceso es simple, se trata de introducir un palito rodeado con algo parecido a algodón en el recto, girarlo cuatro o cinco veces y comprobar, introduciendo el algodón en una solución transparente especial, si esta se pinta de naranja. ¿Todo claro hasta ahora? 

Los oyentes asintieron en silencio.

- Bien, pues para hacer esto lo más justo...

- ¿Es necesario lo de meterlo... eh... ahí? - dijo Susana tragando saliva y poniéndose algo colorada.

- Sí, Susana, lo es. Se ha comprobado que la enfermedad permanece activa más tiempo en las mucosas que tenemos en esa parte del cuerpo... Bien, a dónde iba, yo como responsable de la empresa estaré presente en la extracción y necesitamos a uno más que me ayude... - dijo mirando a su alrededor, Susana y Jorge bajaron los ojos, el resto estaban serios.

- David... te tocó. - dijo Almudena al sorprendido muchacho.

- Yo... eh. - 

- Sí tú... y empezamos cuanto antes...

- ¿Tengo una pregunta? - dijo Sofía. - ¿Qué pasa si sale naranja? -

- En ese caso, que esperamos no suceda, la persona tiene que ponerse una injección... He comprado un par de ellas... - dijo al tiempo que sacaba de una bolsita de plástico dos jeringas de gran tamaño.

- Eso tiene que doler un huevo. - comentó en voz alta el becario.

   El lugar elegido fue el despacho de la directora. Fuera, esperaban los empleados, algunos sentados otros de pie, todos nerviosos.

- ¿Quién se atreve? - anunció la directora abriendo la puerta.

- Yo mismo. - dijo Jorge entrando.

La puerta se cerró a su espalda. Fuera, las dos mujeres aguardaban.

- ¿Tarda mucho no? - preguntó Susana.

- Cálmate, solo han pasado 5 minutos.

A los diez minutos salió Jorge.

- ¡Siguiente!

- Esta bien, entro yo. - dijo Sofia viendo la indecisión de su compañera.

   Dentro del despacho, en una mesa, ya fuera de su caja, se alineaba el material.

- Sofía, ¿qué tal?. Ponte aquí mirando a la pared. - dijo David con una voz que quería sonar profesional.

- ¿Me bajo los pantalones? - 

- Sí por favor. - respondió el becario mientras quitaba el plástico que envolvía el bastoncillo.

   Con agilidad y sin muchos miramientos la muchacha se desabrochó los vaqueros y de un tirón se bajó las bragas. David miró el bonito trasero, tragó saliva, y se aproximó a la paciente.

- Inclínate y separa las nalgas. Eso es. - dijo su jefa.

David introdujo el bastoncillo por el ano unos 6 centímetros y empezó a girarlo.

- ¿Todo bien? - preguntó Almudena a su empleada acariciándola el pelo.

- Bien. - respondió la aludida con entereza.

     15 segundos después David extrajo el palito del culo y lo metió en la solución. Sofía se incorporó, se vistió y puso toda su atención en el recipiente donde estaba teniendo lugar el drama.

- Hay que esperar cinco minutos. - informó David.

***********

(continua en parte 2)


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed