La Fuerza del Agua Capitulo 22 Mirko e Irinna

Por
Enviado el , clasificado en Fanfiction
79 visitas

Marcar como relato favorito
Recomendación:
EntrenaEn.casa - Videos para hacer ejercicio en casa. Entrenamiento funcional, fitness, yoga, pilates... ejercicios para hacer con niños y adultos mayores.

Mirko sabía que su amiga tenía razón. Tenía que empezar a serenarse y recuperar el control de si mismo primero y luego de la situación. Se lo debía a la pequeña Zoya pero empezaba a irritarle sobremanera que todas las ideas, descabelladas o no que se le iban ocurriendo su amiga las tumbaba sin ofrecer ninguna alternativa y ya no pudo más. Fuera de sí gritó a su amiga sin ser capaz de contenerse.

 

-¡Pues piensa tu algo! ¡Para eso te he traído!

 

La ucraniana le clavó sus preciosos ojos azules de una manera que intimidó a Mirko como solo creía que era capaz su nyanya. Cuando este se disponía a disculparse por enésima vez ese día algo llamó la atención de Irinna de forma que abrió los ojos incrédula.

 

-No te gires Mirko- dijo con una autoridad que Mirko no conocía en su amiga. –no te gires- repitió.

 

Mirko no se imaginaba que podía estar ocurriendo detrás de él pero acató la orden con diligencia mientras observa como de repente su amiga empezaba a manipular su móvil con una velocidad frenética. No entendía por qué ya que hasta dentro de una media hora más o menos no volverían a estar con cobertura de nuevo… pero para lo que le dijo su amiga a continuación sí que no estaba preparado.

 

-Golpéame la cara cuando te diga. Dame un fuerte revés- se lo dijo cuando terminó de teclear en su móvil y ante la cara de asombro de Mirko se lo repitió con una vehemencia que este solo tuvo que hacer un gesto afirmativo.

 

-Cuando me golpees yo me esconderé y tú has de montar un buen numerito. Cúlpame de haber perdido la subasta o lo que se te ocurra pero has de ser el centro de atención. Consígueme un minuto mínimo.

 

Mirko volvió a asentir. Ser el centro de atención de esa manera se le daba perfectamente bien.

 

-Ahora- dijo su amiga pasados unos eternos segundos.

 

Mirko, sin más la golpeó de revés en su mejilla derecha y vio como se ella se ocultaba entre las limusinas, entonces empezó a gritarle en alemán culpándola de haber perdido la subasta y no haber querido seguir su estrategia, oyó pasos detrás de él y se giró a tiempo de ver como dos vigilantes se dirigían apresuradamente a su encuentro y saltaban sobre él. Empezó a forcejear con ellos intentando no golpearles por que tenía que buscar el límite entre un pequeño altercado y lo que podía ser un serio problema con la organización, cuando llegaron dos vigilantes más y consiguieron tirarlo al suelo fingió estar bebido y comenzó a sollozar mientras repetía.

 

-Yo debía ganar esa subasta, yo debía ganar esa maldita subasta. Esa madame me pertenecía…

 

Por fin consiguieron que se calmara y lo volvieron a poner en pie justo en el momento que Irinna regresaba masajeándose la mejilla y disculpando a su jefe.

 

-No se lo tengan en cuenta por favor- tiene mucho temperamento y muy mal perder pero en seguida se le pasa, además les aseguro que me compensa sobradamente por estos arrebatos de ira.

 

Los vigilantes no sabían muy bien qué hacer, el que parecía más veterano miro de forma interrogativa al cicerone que había acompañado a la pareja durante su estancia y este izo un gesto indicando que los soltaran y los dejaran marchar. No pudo evitar de todos modos lanzarle una mirada de desprecio a Mirko.

 

Cuando se subieron a la limusina el serbio no entendía nada, a su amiga se le había hinchado ligeramente el pómulo y llevaba el pelo suelto y despeinado, se moría de ganas de preguntarle a que había venido todo eso.

 

Ella le devolvió la mirada sin mover un musculo de su cara y se llevó su dedo índice a los labios.

 

El asintió en silencio.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed