Sentimientos del mundo

Por
Enviado el , clasificado en Reflexiones
175 visitas

Marcar como relato favorito

Siempre me he preguntado, qué se siente al nacer. Como es respirar el aire por primera vez o como, es la sensación de abrir los ojos y ver el mundo por vez primera. Luego, llega ese momento en el que tomamos consciencia de nosotros mismos. Ese momento en el que nos descubrimos como seres vivientes y empezamos a tener recuerdos, vivencias, y a sentir. Percibimos el entorno que nos rodea y tenemos sensaciones con ello. Sentimos el calor del sol, la caricia del aire, el sabor del agua del mar… pero… ¿alguna vez te has preguntado, qué siente el mundo? ¿Te has planteado en algún momento, que siente el viento al rozar tu piel? ¿Si sentirá la lluvia al besar tu cuerpo, o si el agua del mar disfruta abrazándote mientras te rodea?. Observo las cumbres montañosas nubladas a lo lejos y no puedo evitar pensar… ¿Se estarán sintiendo? ¿Disfrutaran de ese baile abrazados, del mismo modo en que disfrutamos nosotros el abrazo de nuestros seres queridos? Si es así… ¿cómo es? ¿será suave? ¿cálido? ¿frío?. ¿Cómo será el dolor horrible de los árboles al ser cortados? o cómo sentirán en sus ramas el suave arrullo del viento cálido. Somos capaces de disfrutar con el ruido diabólico de las ciudades pero permanecemos indiferentes ante el sonido de la lluvia. ¿Te has preguntado alguna vez si está tratando de decirnos algo? ¿Si en ese constante golpeo rítmico hay palabras que no somos capaces de entender?. Lanzo estos pensamientos porque hay muchas cosas que no sé de nuestro entorno, si forman parte de la vida, no es descabellado llegar a pensar, en que todo lo que nos rodea, al igual que nosotros, deben tener sentimientos, sólo que no somos capaces de percibirlos. Andamos demasiado deprisa mirando al suelo, y nos olvidamos que encima nuestro, encima de nuestras cabezas las cuales ya nadie las alza, hay todo un mundo viviente que espera ser amado, del mismo modo en que nos gusta que nos amen a nosotros mismos. Esribo estas líneas sentado bajo la sombra de un árbol, mientras noto una leve brisa que acaricia mi piel, mientras oigo un leve susurro que se aleja con ella.


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed