La madera de aquella banca de otoño

Por
Enviado el , clasificado en Poesía
177 visitas

Marcar como relato favorito

 

Podía ver todo lo que ella soñaba, sacándole el polvo a sus sueños inquietos y desesperados: había tenido cierta experiencia en hacerle perder la mirada, cuándo le recitaba los versos que ella solicitaba: sin siquiera saber cómo diablos yo conseguía dividir su realidad o la mía cuándo ella soñaba despierta.

Le obsequiaba margaritas a esos ojos, acompañado de toda la ficción que guardaba en mis sueños, para que su mirada no este sola cuándo mi compañía no estuviese ahí con ella; y la imaginaba contenta cuándo estábamos distantes. Hábito, que había perfeccionado en otros sueños, solo con pensar en esa conocida mirada casual, que ella tenía; que con solo cerrar mis ojos conseguía aquello que imaginaba y adivinaba; creando paisajes tranquilizadores para ese entonces.

—Además, me empecinaba en recrear todo aquello que su rostro ocultaba; profundamente después de tropezar con uno o dos triples saltos mortales de mi excéntrica locura…

Ella se aparecía en mis horas muertas como en una banca de otoño y podría jurar que mecía sus delicados pies en el aire mínimo, cuando en un vaivén torpemente infantil: apoyanba tenazmente su jodida cabellera castaña al viento, en la madera de aquella banca que ocultaba pintarrajeado el tallado de mis ojos que en esos sueños la acariciaban, que la observaban; y también a pájaros y gentes, y un gato parlanchín que se le acercaba.

Ya para entonces el otoño llegaba, secándome la cara y me sorprendió también en aquella banca enamorado malditamente de su mirada; convirtiéndome en estatua de extraño mármol. 

Quería quedarme con esa mirada casual que ella tenía, oh cuánto quería—y que margaritas sean nuestra compañía y callaba al mismo viento de otoño cuando me perdía en esos pensamientos, cuando mataba el tiempo en sueños despiertos; convirtiéndome en un crudo crepúsculo rebosante y a la vez un tanto ingenuo por creer recrearla en esta banca. 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed