Susurros (2/3)

Por
Enviado el , clasificado en Terror / miedo
185 visitas

Marcar como relato favorito

No tardé en quedarme a solas con mis pensamientos. Lo cierto, es que los acontecimientos que se desarrollaron minutos antes, lograron arrancarme de las garras de Morfeo. Inmerso en un mar de preguntas a las cuales no era capaz de darles respuesta, me tumbé en la cochambrosa y rígida cama, no sin antes atrancar la puerta de mi cabaña. El silencio de la zona era violado por el continuo y machacante ruido del motor de gasolina, que se metía en mi cerebro como un cuchillo ardiente. Me senté en la cama y no pude evitar volver a centrar mi vista en las extrañas huellas del suelo. Ahora a solas, pude observarlas con mas detenimiento. 

Si bien desconocía la fauna local, lo que vi marcado en el suelo despertó en mi interior una inquietud difícil de explicar, y un escalofrío trepó por mi médula espinal. Las huellas, si bien eran variopintas, había unas que destacaban sobre las demás y tenían claramente forma de pie y mano humana. Daba la impresión, de que alguien había estado andando en la cabaña a 4 patas, igual que lo haría un simio, solo que, en lugar de apoyarse sobre los nudillos lo hubiese hecho sobre las palmas de las manos. Curioso, decidí echar una ojeada por los alrededores de la cabaña. Abrí la puerta y me quedé debajo del marco contemplando el vaivén de las copas del oscuro bosque que tenía a unos 25 metros. Decidí encender un cigarrillo para templar los ánimos y calmar la mente, la vista fija en aquellos gigantes de madera que parecían observarme. Tras unos minutos en el umbral de la puerta de la cabaña, decidí que ya era hora de dormir por lo que volví a entrar, cerré la puerta con el pestillo y sin quitarme ni una prenda de ropa, me volví a tumbar en la cama. Antes de eso, cerré la pequeña cortina que había justo encima del catre, e intentar así que la poca luz que emitía la farola de afuera se filtrase al interior. 

No recuerdo cuando me dormí. 

Aunque si recuerdo por qué me desperté. 

Un ruido me sacó de mi descanso. Dentro de la cabaña estaba completamente oscuro, y el penetrante ruido del motor de gasolina había cesado. Deduje que se había quedado sin combustible, por lo que la alimentación eléctrica de la zona se había perdido. 

Igual que estaba a punto de perder yo toda calma y parte de mi cordura.

Nuevamente un ruido. 

Como si alguien estuviese andando torpemente por fuera de la cabaña. Entonces, oí como si una voz hablase. Nadie puede imaginar lo que llegue a sentir en ese momento. Era como si alguien a quien estuviesen apretando la garganta intentara gritar. Un sonido ahogado, lamentoso, como un susurro agonizante. Me quedé sentado en la cama sin poder tan siquiera mover un dedo.

Más mi mente entró en pánico cuando, no suficiente con el horrendo sonido que acababa de escuchar, pude oír una réplica cacofónica que llegaba desde el otro extremo de la cabaña.

Creí que el corazón se me salía del pecho. Con la poca lucidez mental que me proporcionaba el momento, me encogí de horror al comprender que fuese lo que fuese lo que había afuera, eran 2, y parecían estar hablando entre ellos. Tras unos segundos de susurros espeluznantes, se hizo el silencio. No se el motivo, ni de donde pude sacar esa chispa de valor en aquel momento, pero la curiosidad se impuso al miedo, y abriendo lentamente la cortina de la ventana de la cabaña, miré al exterior. 

La zona se encontraba iluminada por una luna tan pálida como debía de estarlo yo. Y fue entonces, cuando al mirar hacia un pequeño claro a unos pocos metros, lo que vi, hizo que el frágil hilo que unía mi mente a la cordura se rompiese.

Dispongo de un canal en YouTube dedicado a la narración de cuentos y relatos. Algunos son de escritores de esta web! Si te apetece puedes pasarte y echarle un ojo:

https://youtube.com/channel/UCBt4YFgh2NYPJjfO5ErqJFQ


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed