LA MUJER ESTATUA.

Por
Enviado el , clasificado en Humor
185 visitas

Marcar como relato favorito

Nicasio. Tenía una mujer,
que era bastante sosa.
El hacía por cambiarla,
 No funcionaba la cosa.

La besaba en la boca,
muy apasionadamente.
Era besar una estatua.
se mostraba indiferente.

Con solo dar un piquito,
se ponía emocionado.
Ella giraba el cuerpo,
mirando para otro lado.

Era una estatua de bronce

si le tocaba una teta.
No se ponía calienta,
ni arrimando cebolleta.

Sigue de ella enamorado.
No piensa en separación,
Lo primero que hace,
es un cambio de colchón.

Fuera duro o fuera blando. 
Ella siempre respondía.
Hoy me duele la cabeza,
Lo aré mejor otro día.

Pasan días, pasan meses,
lo mismo siempre a diario.
Una noche por al campo.
ocurre algo extraordinario.

Quizás fuera por la brisa.
o por el cambio de ambiente.
Ella le da medio beso,
El la encuentra diferente.

No piensa desperdiciar,
otra ocasión como esa.
Rápido la lanza al suelo,
como el león a la presa.

Al empezar la faena,
y sin dar explicaciones.
Ella empezó a moverse,
a seis mil revoluciones.

Al terminar.¡ Le pregunta!,
el motivo de ese cambio.
¡Casi me dejas capado,
y sin palanca de cambio!

-Te está bien empleado,
Otra vez mira primero,
No se se te ocurra tumbarme,
encima de un hormiguero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


¿Te ha gustado?. Compártelo en las redes sociales

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

ElevoPress - Servicio de mantenimiento WordPress Zapatos para bebés, niños y niñas con grandes descuentos

Síguenos en:

Facebook Twitter RSS feed