Hogar dulce hogar

Por Sakura10
Enviado el 12/03/2014, clasificado en Reflexiones
391 visitas

Marcar como favorito

El iba por las calles de la gran ciudad. Iba con paso apresurado, entre la gente, esquivando a todos aquellos que quisieran hacerle daño. Aun asi siempre sonrie. Lo patean, le gritan, lo mojan, lo insulta y aun asi el no deja su sonrisa de felicidad. Busca donde puede un poco de comida aun si esta le lastima le hace daño. Camina muchos kilometros para poder tomar agua y a veces alguien le da alimento y le gusta. Pero son pocas personas quienes se atreven a verlo. 

Sere feo? Se pregunta el. Nadie me toca, nadie me dice palabras alentadoras.

Sera porque hace mucho no me baño??? Pero no puedo hacerlo solito...

Sere muy peligroso? Siempre me pegan y me lastiman aun cuando solo quiero ser amistoso

Eso lo pensaba el. Siempre tenia hambre, caminaba mucho diariamente solo por un poco de comida; hasta que un dia el cansancio lo vencio y se sento en el marco de una puerta a descansar un poco. Veia la gente pasar apresuradamente, los coches con sus ruidos que lo asustaban, olia a grasa de algun alimento de un puesto de comida cercano; todo eso el veia pero nadie se percataba de el, sentado y agotado en el marco de la puerta blanca.

Hola!! Quien eres?

El se levanta sorprendido de que alguien lo viera y lo saludara. Se limito a sonreir como siempre lo hacia, pero conservando la distancia para no salir lastimado.

 Ella estaba atras de el, sonriente, siendo amistosa con el; cosa que nunca habia experimentado. La felicidad finalmente lo embargo y se acerco con su bella sonrisa. 

Ella lo tomo entre sus brazos y jugo con el. Le pregunto cosas que no no podia contestar: su nombre, familia, de donde era.... 

El solo la veia!!! Era feliz, jugaba con ella como si la conociera de toda la vida. Pero tenia miedo de verla partir para siempre, como tantas otras que lo ilusionaron. 

La luna comenzaba a cobijarlo y tenia frio. Pero era feliz en ese momento que deseo que no acabase nunca. La veia con tanto amor, tanta felicidad...

Ella se enamoro de el; vio unos ojos tan preciosos que la suciedad no los opacaba; debajo de sus marañas vio tanto amor. 

Hubo un gran silencio... el tenia miedo de no volverla a ver. Entonces ella dijo: Vamonos

El supo que por fin, despues de años de vivir en la calle, de años que nadie era capaz de verlo, alguien vio mas alla de sus ojos traviesos...Entonces quizas, por primera vez tendria lo que muchos mas perros desean: Un hogar


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao