Profesora de tenis (lésbico)

Por sexgirl
Enviado el 20/04/2014, clasificado en Adultos / eróticos
116705 visitas

Marcar como favorito

Julia era una joven rubia, alta, de labios rojos y ojos claros. Su cuerpo era esbelto y tenía unos pechos y unas caderas bastante exuberantes. Era una novata en el tenis, así que decidió apuntarse a unas clases prácticas para poder desahogarse, aunque fuera lanzando pelotas por encima de una red.

El primer día apareció muy nerviosa, con una falda demasiado corta para las que llevaban las demás, un polo blanco típico de jugadoras de tenis, pero sin sujetador deportivo debajo, por lo que se le notaba todo aunque no hiciera frío, de hecho, hacía bastante calor.

Entró en la pista en la que le tocaba jugar. Había un hombre bastante alto y sexy al otro lado de la red, era su contrincante. En su parte de juego había otra mujer, Pamela. Tenía el pelo oscuro y liso sujetado en una coleta. Llevaba una falda algo más larga que la de Julia, y ella sí que llevaba sujetador deportivo, pero no llevaba polo. Se la notaba mucho más profesional.

-Buenos días. -Saludó Pamela a Julia -¿Tú eres la nueva, verdad?

La novata asintió con la cabeza y la profesora pidió al hombre que se marchara, porque Julia empezaba desde cero y no sabía hacer nada.

Practicaron un par de saques, pero Julia no lograba pasar de la red, por muy fuerte que le diera. Quizá Pamela la desconcentraba, pero ¿qué decía? ¡Si ella no era lesbiana ni mucho menos! Esta clase de pensamientos la hicieron descoordinarse más aun.

Pamela se acercó a Julia y se colocó detrás de ella. Puso una pierna delante de la novata y agarró las manos de Julia para ayudarla a sacar. La novata notaba los pechos de su profesora rozarle los hombros y la espalda, y eso lo único que hacía era desconcentrarla. Falló otra vez.

-No te preocupes, al principio es más complicado. Venga, ves y recoge la pelota. -Dijo apacible Pamela.

Julia pasó la red y se agachó a coger la pelota, de forma que Pamela le vio todas las bragas húmedas por la excitación que le había producido los roces de su profesora.

-Mira, si quieres hacemos unos ejercicios de relajación, ¿de acuerdo?-Dijo Pamela.

-Vale. -Sonrió Julia. -¿Qué hago?

-Lo primero, tumbarte.

Julia hizo caso a su profesora, quien pasó al otro lado de la red para colocarse a horcajadas sobre Julia.

-Bien, ahora relájate. Aunque es difícil con tanto calor... -Pamela se quitó el sujetador deportivo dejando sus dos bonitos y erguidos pechos al aire.

Julia se sorprendió e intentó levantarse, pero Pamela se lo impidió.

-He visto lo húmeda que estás. No nos vamos a quedar ninguna de las dos con las ganas.

-Pero estamos en un sitio abierto, cualquiera que venga nos puede ver... además... yo no soy lesbiana.

-De acuerdo.

Pamela le rompió la falda de un tirón a Julia y le quitó las braguitas de un movimiento. Acarició su rajita y Julia notó una vibración.

-Si no eres lesbiana esto no te pondrá, ¿no? -Pamela se quitó su falda, dejando libre su falta de ropa interior. Tenía su pubis bien depilado y estaba mojando la parte de debajo del ombligo de Julia. Esta respiraba con dificultad a causa de la excitación y el miedo por ser pilladas.

-Quítate el polo.

Julia obedeció y se lo quitó, dejando libres dos pechos un poco más pequeños que los de Pamela, pero igual de bonitos.

-Como no eres lesbiana, no te pondrá esto, ¿no? -Dijo, mientras acariciaba y lamia sus pezones.

-Para, para no sigas. -Decía excitada Julia.

Pamela siguió bajando con la lengua hasta llegar a lamer sus propios jugos derramados en la piel de Julia.

-Uy, pero si estás más mojada que antes...

Metió un dedo sin dificultad en el interior de Julia, quien movió la pelvis como signo de querer más. Pamela metió un segundo dedo y los movía mientras seguía lamiendo y acariciando los pechos de su alumna.

-Ahora verás lo que es una clase práctica.

Bajó su lengua hasta el clítoris de Julia, que mordió y masajeó a su gusto, haciéndola gritar de placer. Unas cincuenta personas veían el espectáculo tras la verja, pero ya nada importaba.

Metió un tercer dedo en el interior de Julia y esta explotó como nunca lo había hecho con un hombre. Estalló en un orgasmo abrasador.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao