Al otro lado del cristal

Por Anaïs Anaïs
Enviado el 07/06/2014, clasificado en Adultos / eróticos
14864 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

He estado esperando por ti, Desde la cápsula te veo llegar y sentarte frente a mí. Me encantan tus visitas.

Ansiándote me he visto a medio desnudar, mirándote a los ojos, Ojos llenos de deseo y lujuriosos. He visto cómo terminas de desvestirme con la mirada. Veo cómo metes una mano entre tu pantalón tenso por la firmeza de tu verga. Ese pantalón que estorba. Veo cuando bajas el cierre y sacas la verga potente y deliciosa. Sin darme cuenta he estado tocando mis senos. Estoy sentada al otro lado del vidrio, sentada mirando cómo te pajeas mientras me miras a los ojos con ese fuego que termina de quemarme. Ya no puedo esperar. Meto una mano entre mi tanga y comienzo a frotarme... suavemente, en círculos... de arriba a abajo.

Estoy mojada y mi sexo quiere tu verga adentro. Abro las piernas y con una mano corro un poco mi tanga para que veas. Desde el otro lado sólo atinas a desapuntarte la camisa y sigues acariciando la provocativa asta... hacia arriba, hacia abajo... comienza a lubricar y es notorio. Mis piernas abiertas te invitan a imaginarte explorando mi caverna. Muerdo mis labios y, mientras haces un sensual movimiento de tu verga con tu mano, sale mi primer gemido. Sonoro. Lo escuchas. Te excita más. Meto un dedo en mi vagina que ya está lista para que la penetres con tu verga. Con tu lengua. Con tus dedos. Te muestro. Me exhibo para provocarte más.

Lamo mis dedos e insinúo que te la quiero chupar. Te pajeas y quiero que me claves. Quiero que me ataques sin piedad. Quiero sentir esa verga dura abriéndome la chocha y llegando hasta el fondo. Gimo de pensarlo. Gimo de imaginarte abriéndome las piernas y penetrándome fuerte... fuerte hasta hacerme gritar. Es imposible. Sé que el placer que me espera si pudieras tocarme es infinito. Siento cómo me quemo por dentro. Deseo que estés conmigo a este lado del cristal. Quiero que me arranques la tanga, que me arrincones, que me chupes la boca, que metas tu lengua traviesa en mi boca y la explores. Que luego me recorras con ella hasta llegar a mi chocha. Que primero me chupes la chocha, que saborees mi clítoris firme y deseoso, que te embriagues con mis aromas. Que me dejes exhausta de placer, de tanto gemir. Quiero chupártela hasta que estés a punto de derramarte. Una y otra vez y parar siempre a tiempo para que quieras abrir mis piernas y darme verga. Quiero que cuando la metas caliente y mojada lo hagas con pasión y fuerte. Que te enloquezcas con mi sexo. Que tu verga me atraviese incesantemente. Quiero que me la metas hasta el fondo, que me des placer sin límites, que me cojas las tetas y me chupes los pezones mientras me das verga, mientras me culeas con toda tu fuerza.

Y cuando ya no soportemos más, cuando me hayas hecho derramar dos o tres veces, sigas clavándome tan duro, tan duro que los dos estallemos al tiempo. Que la explosión de tu leche me haga sentir un orgasmo más. Que me llenes de leche espesa y caliente mientras me clavas y yo grito de placer. Que me llenes de tu leche mientras me culeas y yo me sacudo en interminables espasmos orgásmicos. Quiero que quieras culearme más y más porque esta caverna desea que tu verga dura y firme la explore de principio a fin. Hasta el fondo y sin compasión.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com