Hematofília.

Por Azula
Enviado el 16/06/2014, clasificado en Intriga / suspense
767 visitas

Marcar como favorito

Hematofília:

Eran casi las 5 de la madrugada. Uno de los huéspedes del hotel de más baja categoría que había en la ciudad se encontraba sentado en la orilla de la cama pensando qué otra ciudad iba a visitar mañana. Se había registrado con una identificación falsa, tal y cómo lo hacía en cada hotel en el que se quedaba. En la bañera yacía el cuerpo de una mujer sumergido en su propia sangre, era una prostituta de 25 años.

En el pasado nunca había tenido ese tipo de problemas. Era fuerte pero nunca había usado su fuerza para matar a alguien. Cinco semanas atrás, intento salvar a una chica que estaba siendo atacada por un hombre. Ya era tarde para la chica pero logro matar al sujeto que la atacó. Las últimas palabras del atacante fueron “gracias”.

Salió de la habitación y se dirigió a tomar el primer autobús que salía hacia otra ciudad. Se registró en un nuevo hotel, nuevamente el más barato y de baja categoría que había en la ciudad.

Aproximadamente a las 10 p.m., después de haber descansado un poco en su habitación se dirigió hacia un bar para buscar alguna otra mujer con la cual acostarse y matar. Normalmente no buscaba chicas normales, buscaba prostitutas, eran las más fáciles de convencer y llevarlas a su habitación.

Una linda rubia se le acerco mientras estaba sentado en la barra del bar. Hablaron por unos momentos y salieron directo a su hotel.

En la habitación, el sujeto se sentía algo cansado de matar personas.  Pero un infinito deseo por la sangre humana le impedía parar. Le dijo a la chica que entrara en la tina, que en unos momentos la alcanzaría. Tomó uno de los cuchillos que siempre llevaba consigo. Entro en el baño, la chica pudo notar que traía un arma e Inmediatamente se puso de pie y pudo escuchar que él le decía:

-Perdóname pero no lo puedo evitar-

Se dirigió hacia ella, empuñando el cuchillo frente a él, listo para encajárselo en el pecho. Él ya no tenía la misma fuerza y precisión que hace varias semanas atrás. La chica fácilmente pudo quitarle el cuchillo y se lo encajó a él en el pecho, haciéndolo caer en la tina. El sujeto ahora comprendía porque el hombre al que mato hace semanas le había dado las gracias, era una sensación liberadora, ya no sentía la necesidad de matar por sangre pero sentía como la vida se le iba.

La chica lo apuñaló varias veces más y comenzó a ver cómo la sangre salía de su cuerpo. Al principio le pareció asqueroso, pero después de unos minutos de contemplar ese escenario, se quitó la ropa y se dispuso a darse un baño con la sangre aún con el cuerpo muerto dentro de la bañera. Después de enjuagarse con agua para lavar la sangre de su cuerpo; enjuago el cuchillo; lo metió a una mochila que estaba sobre la cama y se la llevo. En ella venían varias identificaciones falsas, tanto de hombres cómo de mujeres. No sabía de donde provenían las identificaciones, pero no le importo, era suficiente para seguir su viaje.

Comenzó a caminar por la carretera esperando encontrar a alguien que le diera un aventón a pesar de que era de madrugada. Se encontró con un grupo de amigos que iban hacia el sur. La dejaron unas cuantas ciudades más adelante. Se registró en un hotel y se dispuso a salir en busca de alguien más para darse uno de esos extraordinarios baños de sangre.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com