anecdotas de trabajo - segundo período

Por gabriel
Enviado el 01/07/2014, clasificado en Varios / otros
726 visitas

Marcar como favorito

despues de obtener el diploma con el certificado de ser "auxiliar administrativo con conocimiento en pc" de la iniciativa del programa gubernamental proyecto joven, salí a buscar trabajo con la forma de curriculum que me habian enseñado. pero no pude conseguir nada formal. entre medio de la busqueda tuve algunos trabajitos como entregar fotos a domicilio, atender el telefono en una remiseria, despues me fui a la rioja a visitar a unos parientes que me consiguieron un trabajo de vender lavandina, detergente y desodorante liquido.
lo que ese pariente no entendió es que estaba de visita, pero como era el, no me podia ver inactivo. despues uno de los amigos de la epoca, me cuenta que su hermana necesitaba unos pintores (segun el) urgente y que les daba comida y no se que otras cosas.  junto con otro amigo, marcelo, lo acordamos y nos fuimos ilusionados por tener unos mangos en la mano. diego el precursor de la idea, dijo que no podia ir por un problema personal. cuando llegamos a la casa despues de viajar en colectivo y en tren, la hermana nos atiende y nos dice:
-no se que les dijo, pero no es asi. aprate estamos pintando nosotros. habrá entendido mal.- ella igual estuvo mal porque la habia llamado previamente para que nos dijera la direccion.
despues de ese dia, no hablé mas con diego porque sentí que me tomó por boludo. marcelo igual lo siguió saludando.
tambien ayudé a gerardo a trabajar en donde el estaba. junto con cristhian y su padre se encargaban de los parques. ese seria mi primer contacto con los espacios verdes. ahi no duré nada porque no supe adaptarme a su ritmo. tardé un par de meses para que una de las agencias de trabajo en donde habia dejado un curriculum para que me llamaran de ekono. un supermercado que despues seria conocido como vea.
ahi supe lo que era trabajar a deshora. los cambios de horarios que la empresa daba solo a los cadetes, era comun que varios se fueran. los encargados no modificaban sus horarios, por eso nos rotaban con diferentes personas. fue un buen grupo de trabajo, pero muy poco reconocimiento. mi trabajo era llevar los pedidos a domicilio en carros. los que llevaban en camioneta eran selectos. no todos tenian ese privilegio. el trabajo en si no era dificil, lo que complicaba eran los horarios. eran 3, mañana, intermedio y tarde. mañana de 7 a 15, intermedio, de 11 a 19 y tarde de 15 a 23. tenia una hora de viaje. habia dias en que volvia a la 1 de la mañana y tenia que volver a las 6.
practicamente no estaba en casa, perdi contacto con mis amigos y no pude tener la satifaccion total de disfrutar ese trabajo.
con los compañeros habiamos ido a jugar a la pelota, comiamos juntos, fuimos a bailar a un boliche y estuve a punto de ir a la cancha con ellos a ver a boca que jugaba en la cancha de ferro que estaba a unas cuadras cercanas al supermercado. por un cambio de ultimo momento no pude ir. conoci todo la parte de atras del supermercado, lo que hacen los repositores cuando se los busca, como maltratan a las cajeras si alguna recibió un billete falso, como arman las gondolas, como se llevan cosas, en fin... de todo. al final terminé renunciando porque no soporté que me gritara la encargada de turno. habia ido al medico por un liptoma que me salió en la cabeza (que todavia lo tengo) y el medico puso cualquier cosa en el certiificado que le pedí. al otro dia
habia sido sancionado con un dia. fui con una amiga a presentarle un compañero de trabajo que no quedaron en nada. de tanto joder y pensar que yo tenia hermana, carolina se hizo pasar por mi hermana frente a ellos. despues me acuerdo que por una sola vez que dije que no podia ir a un lado con ellos (porque preferia estar con mis amigos) dije que tenia un cumpleaños. y de ahi, los chistosos me cantaban el feliz cumpleaños cada vez que me veian.
al año y medio cobré la liquidacion de dicho trabajo. pensé que renunciando no me tocaba nada. lo que destaco de ese trabajo es que me quedó como trabajar y estar atento a todo lo que me pasaba alrededor, a comer apurado y cagarme de frio con el ridiculo uniforme que entregaban.
un par de meses despues entré en una agencia de remis por mi viejo. tenia que contactarme por radio, pero tenia que conocer bien la zona. los horarios y la paga no era buena. no le puse mucha voluntad tampoco porque era insoportable los que trabajaban ahi. todos caprichosos, incluso mi viejo. no le venia bien nada, habia 2 choferes y una recepcionista (eramos 5 en total) que se comunicaban en la otra frecuencia de la radio. tenia 2 bandas, la 1 y la 2. cuando se escuchaba un chiflido, pasaban a la otra banda para hablar entre ellos. los dueños no lo sabian, yo lo habia escuchado por los
otros remiseros.
un dia escuché el chiflido por la radio y cambíé de banda. el negocio de ellos era hacer viajes largos y traer algunas cosas por contrabando, haciendose pasar por minifletes. la recepcionista era novia de uno de esos choferes y hablaba pestes del dueño. aunque frente a el mostraba todo lo contrario. los dueños eran una pareja que estaban a punto de separarse. a mi la dueña me llamó un dia y me dijo:
-te hice venir porque ya no te puedo pagar... -esas fueron sus excusas para echarme a mi a otra mujer que usaba la radio como telefono. despues me di cuenta que como no estaba muy comodo con los horarios, los cambiaba y cubria cuando ellas lo cambiaban. asi y todo, me hizo un favor. de ese trabajo me enseñó que para ser respetado tenias que ser una porqueria de persona.

CONTINUARA...


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com