Tildes y comillas

Por RUEN PAUTALIA
Enviado el 06/07/2014, clasificado en Adultos / eróticos
12058 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

TILDES Y COMILLAS

Hugo inspiró profunda y ruidosamente intentando refrescar su interior. Estaba en punto de estallar en llamas. Miró de reojo asía la cocina anhelando abrir la nevera y tragarse el litro de agua helada que estaba en la puerta. Pero no lo hizo porque…

…el bello castaño de sus piernas, rizado y suave, olía a repostería artesana. Una exquisita mezcla de canela, fruta cítrica, caramelo y, el dulce olor caliente a biscocho recién horneado. Hugo tenía agarradas con las dos manos unas hermosas, redondas y musculosas nalgas. Sentía el calor de su ano con los dedos. Notaba las intensas vibraciones de sus carnes recorriendo un joven cuerpo. De repente, sin darse cuenta, se vio arrodillado frente a la punta de una extremadamente rígida masculinidad y, que los inflados bordes del pequeño orificio del medio le parecía una boquita entreabierta con una mueca caprichosa y algo burlona. El hombre, todavía algo confuso, ya no estaba tan indeciso,…"simplemente soy… algo nuevo en eso" - pensó y, aguardó un segundo dudando si lo avía dicho en voz alta o no. "Espero que tampoco me haya dirigido al diminuto ojal." - seguía convenciéndose a si mismo. La verdad es que parecía como si el orificio chiquito lo estaba observando desde el centro de aquella relumbrante superficie de color rojo "brasa". "No voy a permitir que me siga hipnotizando". – determinó completamente decidido. Agarró con la mano el durísimo miembro, como si fuera la rama de algún árbol (le pareció tan sólida en su dureza, que le entraron ganas de trepar por ella). La inclinó con algo de esfuerzo, sacó su basta y áspera lengua y se la clavó justo en el agujerito. Dio unos giros, como si la intentaba atornillar ahí en el medio. Sintió como el cuerpo de su jovencísimo amigo se estremeció. Su cara miró al techo con los ojos cerrados. Su cuerpo retembló. Se estiró como un arco asía tras y de lo mas hondo de su garganta salió un fuerte y sordo gruñido. Entonces Hugo resbaló la lengua por el tronco de su verga y luego la abrazó entera con la boca. Por fin su paladar saboreó la carne..."prohibida". La quería entera, decidió tragarla hasta el fondo de su cogote. Estaba dura como el mango de una sartén. Entonces se lanzó. Por un momento pensó que le desgarraría la campanilla. Empezó a moverse para adelante y para atrás, con dos de sus dedos metidos en el recto del chaval. Al rato, el joven cuerpo se retorció y retembló una vez más. Un grito murió estrangulado en la garganta del chico y a continuación llegó su orgasmo. Y junto con el, como no, sus abundantes chorros de esperma. "Rica, espesa y algo picante en el gollete". - determinó Hugo. Al terminar del todo, el muchacho, algo relajado, se inclinó asía abajo, tomó la cara del hombre con sus manos y le hizo levantar. Le miró con sus ojos cálidos, húmedos y, le dio uno de los besos más tiernos que Hugo había recibido hasta el momento. Le gustó. Le gustó bastante. "No te enternezcas demasiado mi niño, porque acabamos de empezar, te voy a partir en dos". - se escuchó decirle. "Me encantaría verlo". - contestó el veinteañero mirándole en los ojos. "Me encantaría… verlo". – repitió mientras empezaba a deslizarse despacio asía bajo lamiendo su pecho, masticando sus pezones, metiendo la lengua en su ombligo y finalmente…

…entonces Hugo se dio cuenta que algo había cambiado para siempre. Se sintió tan rico de sentimientos que por poco pierde equilibrio. "Púes, aún así, todo esto no es otra cosa que una rotunda y muy placentera confirmación". - pensaba, ignorando por un momento sus rodillas aflojadas.

"Yo soy heterosexual, o… aún mejor, soy bisexual… o, tal vez…" – se quedó pensativo con los ojos clavados en la nuca de su acompañante.

En realidad, ¿a quien coño le importa? Lo que importa es que algunos lo han disfrutado y, si encima lo han sabido contar…todos satisfechos, o casi…

¿Qué MAS?

¡FIN!

RÚEN PAUTÁLIA

02.07.2014


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com