Lo conoci y me gusto (2)

Por sabroshitha
Enviado el 10/07/2015, clasificado en Adultos / eróticos
4457 visitas

Marcar como favorito

(continuación)

Me beso y yo le respondí. Me tomó de la cintura y me recostó en su sofá, se subió sobre mí, dejándome con los pies abiertos y como traía falda se me subió, dejando al descubierto mis bragas negras con encaje rojo, el me acariciaba una pierna y con la otra mano, muy travieso me bajó la blusa, y seguía besándome yo no me podía quedar atrás por lo que le desabroche la camisa y se la quite, al tocar su piel desnuda, y sentir sus manos me excitaba cada vez más, el prosiguió hasta tocarme la vagina, me bajó las bragas hasta las rodillas y me empezó a tocar el clítoris, mis gemidos eran inmensos, y mi placer era muy extenso. Disfrutaba tocando mi vagina húmeda, y me decía con voz sexy, te gusta ¿verdad? Yo solo lo miraba de forma inocente, y lo besaba, después de esto se levantó y me terminó de quitar las bragas, me cargó y me llevó a su habitación donde me ordenó que le bailara, no me podía negar… después dijo con voz de orden, desnúdate, no sé que me pasaba pero tampoco me pude negar, después de un rato el me dijo ven aquí yo me acerque y él me voltio, me dio una nalgada después otra y al cabo de un rato me inclino un poco y empezó a chuparme y de mi solo se escuchaban gemidos, después me voltio, bruscamente y al mirarlo sabía lo que quería, así que desabroche su vaquero, y le quite el bóxer, que aprisionaba lo que sería para mí su grande y erecto pene, lo tome con mis manos y comencé a chupar, me lo metía a la boca todito, mientras el tomaba mi pelo con una mano y hacia presión mientras con la otra, estrujaba mi pezón, el me dijo: qué bien te portas amor, así me gusta chiquita.

Mi vagina ardía cada vez más por dentro, pero tenía miedo de sentirlo fue entonces cuando me jalo del pelo me paro y me empujo sobre la cama yo sonreí y lo mire de una forma coqueta mientras el abría mis piernas, y se acercaba mas a mí, yo solo cerré mis ojitos y disfrutaba, pero que le pasaba solo acariciaba mi vagina con su pene, y yo deseaba tenerlo dentro pero fui paciente, y cada vez me mojaba mas el sí que sabia como excitar a una mujer, después yo le dije al oído, hazme tuya mi amor, aun mas de lo que ya lo soy, estuve a punto de venirme, yo ya estaba lista para que se introdujera en mi, el entendió mi mensaje corporal y me tomo de la cadera, y de un golpe se introdujo en mi completamente de mi boca solo salió un quejido de placer, lo bueno es que estaba mojada e hizo que resbalara, porque si no si lloro, en ese momento, el metía y sacaba su pene, y yo solo cerraba mis ojos verdes fuerte, el me tomaba del cuello y me besaba con dulcera era una combinación extraña de agresión y dulzura al mismo tiempo era lo que yo fantaseaba, cada vez que entraba me sacudía toda, y yo solo soltaba agudos como “ah”, “mmm” entre otros.

El buscando a un más me daba más y más fuerte, sus caderas y mis nalgas, cada vez mas consecutivamente se pegaban, el emitía un sonido de placer que jamás olvidare mientras se corría dentro de mi vagina, y de pronto se quedo un momento así, y me dijo al oído ¡nena, que rico te he hecho el amor! Y en mi pensé “si yo también te cogí rico”, para esto, yo comencé a vestirme pensando que era todo pero que sorpresa fue cuando el ya recuperado me tomo por la espalda, y me dijo: aun no hemos terminado, tú me prometiste mucho más… yo solo lo mire con cara de asombro la verdad es que nunca nadie había aguantado conmigo el segundo round, cuando se me acerco un poco más me di cuenta de que estaba durísimo otra vez y solo sonreí, esta vez yo fui quien lo tiro a la cama, y quitándome la falda, le dije: ok, será mío de nuevo, me acerque a sus labios asiendo la finta de que lo iba a besar, pero le puse un dedo en su boca, después de eso, me dirija a su cuello y le di una leve mordida, mientras me colocaba su pene en mi vagina, al hacerlo la penetre en mi y comenzó a moverme, de manera que solo se escuchaban mis gemidos y un leve “pas,pas,pas” que me volvían loca, el tocaba mis pezones que brincaban con cada movimiento que asía, ahora si éramos nuestros a mí antojo, aun tenía mi vagina muy húmeda por lo cual entraba y salía muy rico, después de un rato, un orgasmo salió de mi, y junto a él un sonido agudo de placer, pidiéndole que se corriera conmigo, y así lo hizo quedando mi orgasmo y sus espermatozoides unidos, como yo y el, después de esto, quede cansadísima así que solo me recosté y él se puso detrás de mí, y me decía cosas lindísimas al oído para esto ya era noche ese día no llegue a dormir a mi casa, me quede con él, dormiditos muy rico, pegaditos, sintiendo nuestros cuerpos desnudos con el rose de la sabana de su cama, al día siguiente, el me preparo el desayuno algo queríaJpero eso ya se lo imaginan solos.

FIN


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com