La duda (1)

Por chirimías
Enviado el 22/07/2014, clasificado en Humor
414 visitas

Marcar como favorito

No vaciló doña Brígida, la mujer más pía y recta del pueblo, en ponerle a sus dos hijas nombres muy en consonancia con su beaturronería. Así, llamó Asunción a la mayor y Ascensión a la más joven, convencida de que su decisión agradaría mucho no sólo a don Facundo, el cura párroco, sino también a su Santísimo Jefe.

 

No quiso precisamente este último ser ecuánime y justo con las muchachas y dotó a la más pequeña de todos los encantos naturales que a la mayor le faltaban. De este modo, Ascensión tenía una belleza exhuberante y salvaje, y la pobre Asunción era un compendio de toda la fealdad física que pueda caber en una hembra. Si Ascensión era alta y esbelta, Asunción era recortadita y rechoncha; si aquélla era de labios carnosos y sensuales, ésta era de boca pequeña y sumida; si la menor tenía el pelo moreno, voluminoso y ondulado, la mayor tenía el cabello lacio y escaso de vida. Eso sí, como Dios aprieta pero no ahoga(¿?), si dotó de un rasgo físico a Asunción que Ascensión no poseía, pues tenía unos ojos del color del cielo, cuya mirada campaba a su albedrío en distintas direcciones y nunca en la adecuada, desconcertando a quien con ella hablaba.

 (...)


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com