Los lujuriosos gozos de mi bella esposa (o Una esposa muy complacida)

Por HectorDavid
Enviado el 25/08/2014, clasificado en Adultos / eróticos
33826 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Hoy he fantaseado, vida mía
que tú con otros hombres flirteabas
y que a ti te excitaba calentarlos
y yo al verlo también me calentaba.
 
Imaginé que a muchos te rendías
dejando que probaran tus encantos
y lejos de enfadarme me decía
que en realidad no había para tanto
 
Que siendo tú tan bella y buena hembra
era normal que quisieran tenerte
y habiendo tantos hombres bien plantados
¿por qué iba yo tan sólo a poseerte?
 
Te vi en mi pensamiento acompañada
de tíos realmente impresionantes
y que gozabas de su compañía,
dejándoles a su merced tocarte
 
Mas yo no me enfadaba y me decía
"realmente está tan buena y es tan bella
que en realidad esta mujer merece
tener a tantos hombres como quiera"
 
Te imagine desnuda entre tres machos
dos, que, a la par, tus pechos devoraban,
a la vez que un tercero, entre tu sexo,
con su lengua a los cielos te llevaba.
 
Te oí pedir, gritarles, suplicarles,
que de una vez por todas te follaran
y te vi cabalgar sobre sus pollas
hasta hacer que por fin se descargaran.
 
Y yo que te amo tanto
y que tan sólo tu felicidad deseo
pensé en colaborar contigo
y hacer reales tus lujuriosos sueños.
 
Pensé en marcharnos una temporada
allá donde nadie nos conociera
para que tú, sin prejuicio ninguno,
bien pudieses gozar de quien quisieras.
 
Y al remoto lugar al que marchamos
alquilamos una casa preciosa
por donde desfilaron muchos hombres
que te adoraron lo mismo que a una Diosa.
 
Durante aquellos días disfrutaste
de la amistad de hombres maravillosos
a los que te entregaste sin reparos
disfrutando momentos muy hermosos
 
Recuerdo bien un día que en la ducha
tu cuerpo tres chicos enjabonaban
mientras que tú, riendo y bromeando
sus pollas rígidas acariciabas.


Recuerdo incluso que antes de ducharos
os preparé un café,
y en el sofá, entre los tres sentada,
yo mismo las braguitas te bajé.
 
Besé tu sexo y elogié tus pechos,
que allí mismo mostré,
porque sabía que estabas deseando
disfrutar plenamente con los tres.
 
Y en la ducha su sexo enjabonaste
haciéndoles derramarse de placer
y después, en el sofá y en la cama
volviste a hacerlo una y otra vez.
 
Yo no sé cuantos hombres tuviste
los dos meses que estuvimos allí,
pero sé que sintiéndote "una zorra"
gozaste y fuiste realmente feliz.
 
En cuanto a mí tan sólo decir puedo
que aunque alguien me adjetive de cornudo
no me importa puesto que yo te quiero
y si deseas follar con otros hombres
en mi no encontrarás problema alguno.
 
Eres divina, estás maravillosa,
los hombres te desean y te gusta
¿por qué no has de gozar cuanto desees
aunque tengas que ser "un poco puta"?
 
Si los hombres te gustan
y te encanta por ellos ser amada
¿por qué dejar que se coma la tierra
tu dulce fruta sin ser bien disfrutada?
 
Goza de cuantos hombres te apetezca,
sé una putita si te lo pide el cuerpo
prueba con dos, con tres o con un grupo
sabes de sobra que puedes con eso.
 
Tu cuerpo se merece mil placeres
que un solo hombre es incapaz de darte
por tanto, Diosa mía, te mereces
tener infinidad de amantes
 
¡Goza con quien desees,
prueba distintas vergas,
más grandes, más delgadas o más gruesas,
goza también de algunas pollas negras!
Verás que cada hombre es diferente
y algunos llegarás a conocer,
que te den tanto gozo y tan intenso
que te hagan de placer enloquecer.
 
Desearás que penetren tu sexo
mientras tus manos otras vergas tocan
y que devoren al tiempo tus tetas
mientras gozas otra verga en tu boca.
 
Incluso, si tú así lo desearas,
te podría llevar
a algún sitio donde te prepararan
un bonito "gangbang"
donde con 5 o 6 o 7 tíos,
seleccionados entre lo mejor,
ajena a tabúes e inhibiciones
pudieras entregarte sin pudor,
de forma que, del todo liberada,
cuando cualquier hombre te apeteciera
pudieras sin reparos ni complejos
para él o ellos abrirte bien de piernas.
 
Sobre tu ardiente cuerpo gozarías
de cálidas y abundantes corridas,
cuando quedaran tus acompañantes
con sus gozosas vergas exprimidas.
 
Y yo disfrutaría cada momento
y te compartiría con quién quisieras,
porque te quiero, porque eres divina,
por ser tan bella y deseada hembra.
 
Por eso no me importará jamás
que tengas numerosos "follamigos"
con los que puedas gozar cuando desees
ya sea sólo con ellos o conmigo.
 
Y es que antes que tenerte en exclusiva
y hallarte normalmente desganada
prefiero, aunque sea en compañía,
que sexualmente estés tan motivada
que te pueda gozar todos los días
aunque no sea el único en tu cama.

Hay cientos de hombres guapos y atractivos
que sin duda querrías conocer,
hombres dotados con hermosas pollas,
que te derretirían de placer.

Así que acepta, si quieres, mi propuesta,
y atrévete y regálate un gangbang,
elígete los hombres que desees
y sé una diosa y déjate adorar,
mastúrbalos, pajéalos a todos,
déjate penetrar, déjales que se corran en tus tetas,
acaricia y exprímeles sus pollas y goza y déjate gozar.
 
Pues si yo algo seguro te prometo,
es que nunca jamás seré celoso,
por tanto, ya lo sabes vida mía,
que siempre tú podrás follar con otros.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com