Empezar de cero

Por LF
Enviado el 29/09/2014, clasificado en Reflexiones
460 visitas

Marcar como favorito

El hecho de pensar es revolución. ¿Qué podríamos tener en nuestra mente que nos permitiría limpiar un largo historial de errores? Reflexionar, replantear los ideales propios, imponer lo abstracto para pensar más allá del fin del universo es lo que psicológicamente abre siempre más de un camino e invita a entender la conclusión como la metamorfosis de una etapa oscura y fría para insertarnos en el cambio funcional de la mente. Es así como nos invitan a entender normas incomprensibles, a caminar rodeado de opiniones diferentes, a seguir el camino que el destino nos vendió. ¿Para qué mentir? Reflejos instantáneos que llevan a problemas futuros, inevitable es arrojar nuestros problemas mucho más adelante pensando que el tiempo solucionará u ocultará cosas que no podemos ver, las cuales coleccionamos en el fondo del ropero, dónde la oscuridad se encuentra en su plenitud.
    
    Ver errores propios sin tratar de encontrar culpabilidad en ningún otro ser es un acto de grandeza, imponerse metas con el simple y objetivo hecho de cumplirlas llena de alegría al sentir. ¿Por qué será que dejamos nuestras metas a mitad de camino? O no entendemos nuestra propia alma ó simplemente somos masoquistas encerrados en una soledad que al mismo tiempo intentamos ocultar rodeándonos socialmente de quienes finalmente traicionan su propio pellejo. ¿Cuál será el alma abandonada y sin luz que despertará? Seamos pioneros, desafiemos a nuestro ser, pensemos mas allá del que dirán y liberemos nuestra alma hacia un próximo nivel, no nos dejemos engañar.

    Amores que concluyen con puestas de soles, adicciones que arden y largas noches atrapado en la miseria de ver una realidad que acerca nuestros peores miedos. Morir atrapado en un mundo diferente sería un final lastimoso y hasta aquí llega mi monólogo, que invita a pensar a quienes intentan de combatir su soledad rodeado de amores ficticios. Extrañarte y verte en todos lados, de día y de noche. Luchar contra tu ausencia llenando mi alma con lo impuro, llorar por tu partida que pensé que jamás llegaría, ver mis sentimientos en la palma de tu mano. Envejezco y me hago grande ¿Por qué todavía no te tengo? Por injusticias de la vida o por una simple lección me encuentro aquí quemando mis últimas gotas, llamando a tu corazón a que reviva y me bese por la eternidad, deseos que se convierten en ilusiones, estas que nunca se concretan y el círculo vicioso ataca nuevamente, será mi partida o una simple llamada de atención, en el cielo nunca me curará dios.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com