El amante de la amante (Parte I)

Por ALVARO VILLA REY
Enviado el 02/11/2014, clasificado en Adultos / eróticos
5946 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Es un fin de semana de invierno, llueve sin parar, estamos Gaizka y yo en el bar Lehiope en Gernika.

Gaizka tiene una tara, ésto le crea complejos y problemas para relacionarse con las mujeres, el nunca ha estado, ni ha echo el amor con una mujer. Una importante carencia y experiencia sexual para un hombre adulto.

Algunos compañeros y amigos  hacen mofa y risas de su problema.

Sentados en una mesa del bar en un momento de sinceridad, me cuenta su pena y deseo.

.- Aitor, tu nunca has tenido problemas con las mujeres, todos en la cuadrilla sabemos de tu facilidad de palabra, dicen que siempre estás en compañía de alguna mujer.

.- Bueno Gaizka son todo habladurías, a veces estoy y me siento muy solo, si me ven con mujeres, es que solo se dan cuenta de esos momentos, también estoy con hombres, ahora estamos los dos, me gusta escuchar a la gente sean hombres o mujeres, como ahora te escucho a ti, luego si puedo, opino o respondo a lo que me han contado.

.- ¿Aitor ya habrás oído que yo nunca he estado con una mujer? algunos de la cuadrilla se ríen y me burlan, ya sabes.

.- Los escucho, no me gustan esas gracias, yo nunca te hecho bromas de ésto.

.- Ya lo se Aitor.

Estamos los dos solos en una mesa del bar, tomándonos unos chupitos de whisky, el habla bajito, como si la gente del bar estaría pendiente de nuestra conversación, mientras me habla mira con recelo a los clientes del bar, esta pendiente de los gestos  y movimientos, temeroso de que mas gente descubra su virginidad.

En mitad de sus miedos mientras le da un sorbo a su whisky, le pregunto.

.- ¿Gaizka qué quieres? ¿Por qué me cuentas esto a mí?

:- Aitor, a mi me da miedo ir solo a un bar de putas ¿podrías acompañarme?

Me quedo mirándole incrédulo, muy serio, pienso que me esta vacilando.

.- ¿Estas en serio?

.- ¡Si! tú no tienes miedo a las mujeres.

.- Yo les tengo pánico, son muy críticas e intuitivas.

Hemos terminado los txupitos, me acerco a la barra y saco otra ronda, sigue lloviendo, llevamos así con mal tiempo más de una semana, que triste es el invierno. Son las cuatro de la tarde, hemos comido los dos en la polleria de Portuondo en Mundaka,

Estamos pasando el tiempo, antes de quedar con más gente de la cuadrilla, a estas horas casi todos los amigos están en el txoko, es el tiempo de la partida de mus.

Esta claro que Gaizka me ha invitado a comer pollo con este propósito, ir de putas.

.- ¿Aitor por qué no vamos hoy?

.- ¿Hoy? ¿Ahora?

.- ¡Si! ahora.

Gaizka es un hombre de muy pocas palabras, le cuesta expresarse, comunicar  sus sentimientos.

Terminamos los whisky, antes de lo que debíamos de haberlos terminado,  Gaizka tiene prisa.

Salimos del bar, de camino a recoger el coche voy pensando ¿a donde vamos? no conozco en Bilbao ninguna casa de citas, hace mucho tiempo que no he estado en una barra americana, solo conozco las Cortes.

Nos dirigimos a Bilbao, voy mas temeroso y nervioso que el.

.- ¿Gaizka tienes pensado algún sitio? ¿Conoces alguna casa de citas?

.- ¡No!

.- Bueno cuando lleguemos a Bilbao aparcas y nos vamos a las Cortes, luego ya veremos donde decidimos ir.

.- ¡Vale Aitor! lo que tú digas.

Llevar todo este peso, decidir sobre estos asuntos, ahora me esta agotando, no esperaba empezar un fin de semana yendo de putas, tengo ya muy olvidado estos ambientes, acudía mas asiduamente cuando era un adolescente, para investigar.

Se me ocurren varias opciones.

.- Gaizka en las Cortes, tomamos un trago, miramos, si no te gusta lo que ves, nos vamos, pedimos un taxi y que el nos lleve a una casa de citas, los taxistas conocen todo Bilbao.

.- ¡Vale!

Como he dicho antes Gaizka no es hombre de muchas palabras, casi todo el tiempo soy yo el que habla, el tan solo contesta con afirmaciones, negaciones y poco mas.

Con mis ocurrencias Gaizka se ríe a carcajadas, siempre me ha gustado verle reír, es un buen hombre, simple, sencillo, muy noble.

Llegamos a las cortes, a mi esta calle me trae malos recuerdos.

 

Continua...............


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com