La Niña de la Foto

Por Iedrich Lester
Enviado el 27/10/2014, clasificado en Terror
1446 visitas

Marcar como favorito

Versión particular del famoso Creepypasta: La Niña de la Foto (La historia no me pertenece en absoluto, no soy el autor de la misma, solamente publico una versión particular) 

Él era un chico muy inteligente. A pesar de su prematura madurez e intelecto superior sobre sus compañeros, siempre pasaba desapercibido. Estaba en clase de matemáticas, la profesora  decía conceptos que él ya sabía. De pronto pudo distinguir una hoja de papel en el viento  que lentamente caía y se posaba sobre las raíces de un árbol. Terminada la clase, y con la esperanza de que ninguno de sus otros compañeros haya visto la hoja de papel, se apresuró a recogerla. En efecto fue el único en verla. Al desplegar la hoja, le devolvió la mirada la niña más hermosa que había visto en su vida: ojos verdes, largo cabello negro, una sonrisa dulce, su mano derecha levantada, haciendo el símbolo de amor y paz. Esa noche, la mente del chico se inundo de preguntas ¿quién era esa muchacha? ¿De dónde venía la foto? y demás cuestiones que le llevaron a preguntarle a sus padres por la niña. “No sabemos quién es” fue la respuesta que le dieron. Lejos de desanimarse, prosiguió en su obsesiva búsqueda, pues era motivado por un temprano e irrefrenable amor juvenil.

Su locura lo llevó a preguntarle a sus compañeros de clase, sus maestros, sus vecinos y demás conocidos. Todas las respuestas fueron la misma, nadie conocía a la niña de la foto.

Una noche, el ruido de una risita de niña de origen desconocido, lo despertaron.  Fue entonces cuando el miedo se entremezclo con la locura, y lleno de adrenalina, se levantó de su cama y revisó su casa. Llegó a la conclusión de que la risilla provenía desde fuera y sin más que hacer, regresó a su lecho. Este suceso volvió a repetirse, empero solo cuando la foto descansaba en el escritorio de su cuarto, bajo la luz de la luna que entraba por la ventana. Así fue que una noche, se levantó al oír la risa, y tomando la foto, bajó las escaleras decidido y se precipitó hacia afuera. Mucho cuidado tuvo de no hacer ruido para no despertar a sus padres. Embotado por la risa, dobló la esquina y cruzó la calle. Su rostro entonces se llenó de espanto: iluminado por los faroles de un auto, no tuvo tiempo de hacerse a un lado. Su cuerpo rodó por el parabrisas del coche cayendo finalmente al frio asfalto. Un charco de sangre comenzó a extenderse debajo de su ya inerte cuerpo. El conductor,  en evidente estado de ebriedad, descendió del coche para socorrer al muchacho. Pero nada pudo hacer. No obstante vislumbro en las manos del chico un papel arrugado, sostenido con gran fuerza. Desplegándolo, una hermosa niña le devolvió la mirada, de hermosos ojos verdes y largo cabello negro, con la mano derecha alzada, haciendo con los dedos un tres…


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com