Una proposición indecente con mi marido

Por morboconestilo
Enviado el 26/12/2014, clasificado en Adultos / eróticos
23503 visitas

Marcar como favorito

Es sábado por la tarde llueve a mares, acabamos de hacer el amor, nos queremos pero el morbo y la seducción se han esfumado con el paso de los años y el tener peques por casa influye para tener pocos momentos. Pero esta finde es especial y hemos decidido tomarnos libre de todo/dos y dedicárnoslo. Así que nos hemos ido a un hotelito rural encantador en la montaña para dormir mucho, comer y follar. Yo no suelo beber normalmente con lo cual en seguida se me sube. A Pedro le encanta porque me dice que me pongo cachonda. Así que me he pimplado la botella de cava de la cesta regalo y empiezo a notar los efluvios del alcohol, y más después de ese polvo tan rico que nos acabamos de echar, pero sigo cachonda o quizá mejor dicho estoy golfa, pero mucho y como hacia también mucho, sonrío para mis adentros, pero me conoce también que sabe lo que esa cara significa.

-Uff amor , no puedo más dame 10m. Me agarra y mi abraza. Creó que voy a tener que pedir refuerzos si sigues así este finde.

Me quedo callada un rato y las burbujas se apoderan de mi masa gris que comienza a imaginar estar con mi marido y con otro hombre, las escenas empiezan a dibujarse y sin darme cuenta los fotogramas se organizan y me veo disfrutando como una loca, ¡mmmmmmmm que rico! me excita pensarlo, noto mi humedad y como palpita mi clítoris, me revuelvo en la cama y sin pensarlo le digo

-¿Pedro y si pides ayuda?, El medio dormido no entiende de que le hablo, me pregunta

- ¿Qué? Con voz adormilada.

-Que me gustaría que pidieras ayuda………. y que me vieras………. follar con otro hombre y que…Mientras le acaricio sin moverme pendiente de su reacción. Ya que nunca ni lo hemos hablado tan siquiera.

-Se gira rápidamente y me mira con ojos alucinados-¿Me lo estás diciendo en serio, Marta?.

-No me lo pienso, el alcohol me ayuda a la respuesta. Sí, tu lo has dicho antes, la idea salió de ti digo sonriendo morbosamente. Me mira un largo rato

-De acuerdo. Buscáremos alguien de la zona por internet, hombres siempre es más fácil, añade. Me extraña su seguridad. Pedimos otra botella mientras comenzamos nuestra búsqueda por chats .Ese simple hecho ya me excitada y para mi es todo una novedad.

Un chico joven de unos 28 años nos la sube la botella, le miro desde la cama y pienso que no me importaría que fuera él. Pedro está chateando con tres y me va contando sus características, nos echamos unas risas entre nosotros, pero yo en el fondo estoy algo cortada y tengo la sensación de culpabilidad, bueno no sé muy bien lo que siento. Pero se me está pasando la excitación con la búsqueda y forzarlo todo tanto. La verdad que en mi mete era más fácil .Entre una cosa y otra me he tomado la mitad de la botella y tengo la lengua trapo y la sonrisa tonta pero sigo cachonda pensando en la idea.

Llaman a la puerta no me acordaba que habíamos contratado un masaje para los dos en la habitación. Aparece de nuevo el camarero, que también es el de la recepción, maletero y ahora masajista. La verdad que es polifacético el chico, pienso y me río, pero no me he dado cuenta que no solo lo he pesado si no que lo he dicho en alto y los dos ríen abiertamente a la vez.

- Pero esta si es mi profesión real indica con sorna. Le miro detenidamente me cae bien, algo joven pero tiene pinta de golfillo. Empático con él al momento, me hace sentirme cómoda y sexy. Sonrío y le digo que me demuestre su licenciatura en mi maltrecha espalda, muerta de la risa. Sé que nota que tengo dos copitas encima y que le hace gracia mi lengua suelta. Me tumbo boca abajo no me hace falta desnudarme ya lo estoy Pedro se retira a la ducha, mientras me guiña el ojo con una mirada cómplice.

Me pide que me relaje y que si quiero me duerma. Sonrió esperando sus manos que me he fijado que son grandes largas y huesudas. Pero de repente su movimiento me sorprende se sienta a horcajadas encima de mí

.¡Joder¡ sale de mi boca, noto todo su culo y su sexo, me excito .Pero él continua como si no pasara nada. Comienza a masajear mi espalda con fuerza y profesionalidad, pero mi cuerpo no se lo toma de esa forma si no personal. Mi respiración menos relajada es todo, y él lo nota y simplemente me pregunta si quiero que pare, pero sin detenerse. Le respondo un “No” tan claro que me sorprende. Noto que su sexo se excita pero percibo que se controla, Muevo las caderas instintivamente, me aprieta más fuerte y sus manos se deslizan sutilmente hacia el contorno de mis pechos e intenta alcanzar con la yema de los dedos mis pezones. Mi coño comenzó a humedecer cuando me iba a volver para mirarlo no me deja apretando mi nuca contra la almohada y me susurra

- Recuerde que su marido está en el baño.

La voz de Pedro rompe el instante con una frase .Déjala que te mire, porqué te desea, lo mismo que tu a ella y la verdad a mí también me excita sentir ese deseo.

Le miro entre sorprendida y excitada, le veo enroscado en una toalla con su pelo mojado, esta tan guapo que me lo comería ahora mismo ,pero a la vez quiero seguir sintiendo esas manos que me tocan y ese cuerpo encima de mi culo .Siento la necesidad de estar con los dos que me complazcan y yo a ellos. Mmmmmmmmmm… me estoy poniendo muy cachonda y de repente siento la necesidad urgente de tener una polla en mi boca y otra en mi sexo, se que voy rápido pero necesito caña, emoción. Le digo a Pedro que venga y le desprendo de su toalla y le agarro su verga para que me la acerque a la boca, la deseo.

Una voz detrás de mí indica suavemente si quiero que se vaya. Hecho la mano hacia atrás para palpar su sexo, está muy duro y noto su grosor y gran tamaño. Nunca he tocado una polla así. Me río pensando que solo he conocido dos vergas en mi vida. En cierta manera me excita pero me asusta nunca me ha penetrado nadie que no sea Pedro. Echo mi mano hacia atrás y la palpo con descaro y ansia .El suspira y su cuerpo se tensiona, sé que debe de mirar a Pedro buscando en cierta medida su aprobación. No quiero pensar solo dejarme llevar y vivir esta experiencia, pero me da miedo que pueda influir en nuestra relación, pero esto ha empezado y no quiero pararlo, que pase lo que tenga que pasar y me voy a permitir aprovechar y involucrarme en este aborrajen de sentimientos …………………


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com