Viaje de trabajo a US (parte1)

Por WandaWW
Enviado el 21/02/2015, clasificado en Adultos / eróticos
9822 visitas

Marcar como favorito


Esta historia es para confesar una aventura que tuve, debo aceptar que no me arrepiento y quiero compartirla.
Tengo 28 años y tengo 1 año de casada. Trabajo desde hace cinco años en la misma compañía, desde que comencé a trabajar me atrajo un compañero, Andrés, es mayor, él ahora tiene cuarenta,
esta bien conservado y es atlético, es alegre e inteligente, y claro casado. Así que no intente nada más, sin embargo trabajamos en los mismos proyectos y eso genera mucho contacto,
y pues nos coqueteamos un poco, ya saben un toque en las piernas, risas sin sentido, alguna confesión personal y es al primero que le pido consejo en cosas personales y de trabajo.
Así iba todo hasta hace un mes que por el trabajo viajamos juntos a unas juntas para entregar un proyecto. Andrés suele viajar seguido y era la primera vez que yo iba a esa ciudad de USA.
Salíamos a cenar a restaurantes muy buenos, y claro que de compras. La tarde después del último día de juntas, en la que nos felicitaron por nuestro trabajo, me dijo vamos al hotel a cambiarnos,
vamos a celebrar los excelentes resultados de nuestro trabajo. Me cambie la ropa de oficina me puse un vestido coqueto de minifalda que acababa de comprar, tacones, el cabello suelto,
un toque de perfume y me sentí a encantada. Me encontré con él en el lobby, ya me estaba esperando, cuando me vio se le salían los ojos y dijo que hermosa te ves, voy a ser la envidia del restaurant,
me Sonreí y dije gracias. Nos dirigimos al auto, me abrió la puerta, si de los pocos caballeros que quedan, esperó a cerrar me la puerta. Condujo hasta el restaurante mientras platicábamos de una y otra cosa.
Un Maggiano's, comida italiana que me encanta y que Andrés sabe muy bien lo que me fascina. Ordeno vino tinto, me sugirió algunas pastas, el ordeno lasaña de la casa y yo una pasta frutti di mare.
Fue una cena increíble, excelente comida, la compañía, a platica, y el vino creo que varias copas de vino a decir verdad. Terminamos la cena y salimos, me ofreció su brazo, ya que se notaba que el vino me había hecho algo de estragos.
Me sentía algo mareada pero no realmente tomada, regresamos al hotel continuando nuestra amena charla. Me ayudo a bajar del carro, me apoye en su brazo y sentí su fortaleza, tropecé un poco y me sujeto de la cintura, me sentí agitada y un sentimiento de deseo me envolvió por un momento.
Caminamos hacia mi habitación mientras me seguía sujetando de la cintura, y algunos locos pensamientos iban cruzando mi mente, llegamos a la puerta y me pregunto si me encontraba bien,
dije que si, sin embargo ya solo pensaba en darle un beso y dejarme llevar por pasión que me empezaba a consumir. Y en ese pensamiento estaba cuando se acerco a darme un beso de despedida y sin pensarlo intercepté sus labios,
el titubeo un momento, pero me beso devuelta y nos fundimos en un largo beso apasionado. Paramos un instante y nos quedamos viendo como diciendo esto no está bien pero no quiero que termine,
le pregunte si quería pasar y el pregunto, segura, y yo asentí, abriendo la puerta, me toma de cintura y entramos en otro beso apasionado, sabía que estaba pero no quería que parara.
Sus manos recorrían mi cuerpo con una pasión sin prisa haciendo que me sintiera extremadamente deseada, mientras disfrutaba de las sensaciones que me provocaba.
El momento era intenso y sus caricias recorriendo mi cuerpo, tocando mis nalgas y mis pechos con fuerza y delicadeza a la vez, una sensación perfecta, sabía perfectamente el momento en que debía continuar y parar,
bajó el cierre de mi vestido y este cayó al suelo, seguía con las caricias en todo mi cuerpo, desabrocho mi sostén y empezó a besarme con delicadeza todo el camino hasta mis pechos,
una sensación exquisita me envolvió por completo cuando comenzó a besar y lamer mis pezones mientras con una mano acariciaba mi espalda y con la otra seguía el contorno de mi tanga hasta llegar a mi pubis,
era una ola de sensaciones que me tenían embriagada. Me recostó con calma en la cama y siguió besando mi cuerpo hasta llegar a mi tanga, suavemente la hizo a un lado empezó a abrir mis labios
y con su lengua empezó a estimular mis labios y mi clítoris, era una sensación de locura y de placer, sus manos atendían mi deseo de ser acariciada y sentirme deseada y no solo utilizada,
empecé a sentir esa hermosa sensación de que un orgasmo estaba cerca mientras con su boca provoca un placer sin igual en mi vagina, empecé a arquearme a mover sin control mis caderas,
él lo notó e inmediatamente me empezó a penetrarme con un dedo, el orgasmo que se generó fue espectacular pero a la vez generando esa sensación de quiero más, de no quiero que acabe.
Tomé algo de aliento y lo único que dije fue no pares, métemelo, quiero saber lo que es tenerte, poseerte, el con calma se acerco a darme un beso en la boca y se desnudó, volvió a recostarse
sobre mi y su pene ya rozaba mi vagina, cuando me dice, realmente lo quieres, y yo con algo de desesperación, pues ya sentía el roce de su miembro sobre mis labios y mi clítoris,
le dije si ya, hazlo. Entonces él me tomó de los brazos y me volteó y dijo si lo quieres tómalo, estaba yo a horcajadas encima de él con su pene en la entrada de mi vagina y sin pensarlo
más me senté sintiendo como me penetraba la sensación era estupenda además de que me daba el control de disfrutarlo, mientras lo admiraba y acariciaba su pecho, y cumplía uno de mis sueños
el estar con un hombre maduro y velludo, había sido una de mis fantasías de mucho tiempo, el seguía recorriendo todo mi cuerpo con sus manos estimulándome con la delicadeza de sus caricias
en mis pechos, era tal la sensación de placer que me daba el estar metiendo y sacando su pene y moviéndome de lado que no me di cuanta que él estaba por terminar hasta que empecé a sentir los estertores de su pene
sacando su jugo dentro de mí, un placer infinito se apoderó de mi nuevamente y seguí con mis movimientos hasta que un orgasmo súper placentero me invadió y me dejó inmóvil y a la vez con espasmos involuntarios,
fue un momento inolvidable.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao