Viaje de trabajo a US (parte 2)

Por WandaWW
Enviado el 21/02/2015, clasificado en Adultos / eróticos
8208 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Me deje caer sobre la cama, extasiada, pero sabiendo que era todo pues en mi experiencia cuando un hombre acaba, se acaba la diversión.
Entonces él se voltea y me da una sonrisa, me dice gracias, pero estamos empezando. Me da un beso y se sube en mí, puedo sentir su pene duro y grande entrando nuevamente en mi,
delicadamente lo mete y lo saca, ahora es mi turno de gozarlo, le acarició la espalda atlética dura, y bajo mis manos hasta encontrar su nalgas siento el movimiento de sus músculos mientras me penetra,
una sensación extraña el sentir su cuerpo velludo junto al mío, sin embargo me excita, y la manera en que me penetra delicadamente, cambiando el ritmo, sin monotonía, es estupendo,
no puedo evitarlo y tengo un orgasmo diferente largo exquisito, mi caderas se mueven mi vagina abraza su pene, espasmos de placer, el se arquea y besa mi pechos.
Me regala esa sonrisa que me dice que disfruta dándome placer. Toma mis piernas las levanta y las pone su pecho y me penetra nuevamente, que placer su brazos fuertes sosteniendo su
cuerpo mientras arremete suavemente contra mí, siento como su pene se desliza generando un placer sin igual él continua hasta que nuevamente tengo un orgasmo, estoy maravillada,
nunca había disfrutado una sesión de sexo de esta manera, una nueva sensación mientras tengo el orgasmo pues quiero moverme pero el peso de su cuerpo no me lo permite,
y siento como que no tengo escape y solo puedo mover internamente mis músculos me generan un intenso placer.
Cuando se da cuenta que pasó mi orgasmo me vuelve a besar, besa mis pechos y de repente me voltea y me pone en 4, y me penetra por detrás, siento como mis nalgas se estrellan en su pubis,
me penetra despacio y suavemente, y luego más rápidamente y más fuerte, y en pocos segundos más tengo otro orgasmo y además siento su jadeo indicativo que el también está a punto de terminar,
un nuevo orgasmo me invade inmediatamente mientas siento los espasmos de su pene dentro de mí, nos quedamos inmóviles, el se retira y nos recostamos en la cama el me ofrece su pecho
y me acurruco en él, Yo disfruto de su fuerte pecho y sus vellos y en poco tiempo me quedo completamente dormida, solo siento un beso suave y a él diciendo gracias fue estupendo.
Al amanecer desperté y recordé la increíble noche que había tenido, y de recordar me excité de nuevo y vi a Andrés, ahí desnudo en la cama, y sin pensarlo me acerqué y empecé a lamer su pene,
en ese momento minúsculo, cabía completamente en mi boca, pero al suave toque de mi lengua y boca empezó a despertar y la sensación de como crecía y endurecía en mi boca fue sensacional y poco a poco creciendo
hasta que ya no cupo en mi boca, y seguí chupando y disfrutando de ese hermoso espécimen, para ese momento él ya se había despertado y con suavidad atrajo mi caderas hacia él y luego puso mi
vagina encima de su cara, y comenzó a darme también sexo oral, ahora entendía la fascinación de la gente por el 69, disfrutar de su pene un mi boca y de como exploraba mis labios y estimulaba mi clítoris con su lengua.
pasamos un buen rato disfrutándonos de esa manera hasta que las ganas de tenerle adentro de mi vagina fueron irresistibles me di la vuelta y me metí su extremadamente duro pene, y no tardé mucho en empezar a experimentar
los primeros síntomas de un orgasmos así que como si montara un toro salvaje me movía hacia adelante y atrás y arriba y abajo disfrutando de su pene penetrándome hasta que en un momento sentí la explosión de
su eyaculación y entonces dejé que un poderoso orgasmo me invadiera, un orgasmo que dejó todo mi cuerpo con espasmos y una maravillosa sonrisa en su boca.
Pasado el momento le dí un beso y le dije a arreglarnos que nos espera el shopping, Andrés solo sonrió y me dijo te llevo a donde quieres ida y regreso. Fui a la regadera a ducharme, estaba absorta recordando la fantástica noche
que pasamos juntos cuado escuché que Andrés entraba, se metió a la ducha y tomando mis caderas empezó a acariciarme la espalda, el vientre, subiendo a mis pechos, regocijándose en ellos, con la excitante suavidad del jabón, empezó a besarme el cuello,
se pegó a mi y con mis nalgas pude sentir su gran pene, erectó, duro. Seguí disfrutando de sus caricias, hasta que me sentí intensamente excitada, y empecé a doblarme para que me penetrará con ese enorme pene, pero él me dijo no, y me
volteó frente a él, me beso y tomándome de las nalgas y las piernas me cargó y lentamente me dejo caer sobre su duro pene y me penetró, y empezó a subirme y a bajarme mientras me besaba y yo lo apretaba ami cuerpo y sacudía mis caderas,
disfrutando la penetración, de pronto con su dedo empezó a tocar mi ano y en una de las bajadas metió su dedo, que increíble sensación, ser penetrada en ambos lados, su enorme pene en mi vagina y su dedo en mi ano,
sin lastimarme y generándome un gran placer, 3 subidas y bajadas más y estaba sacudiéndome nuevamente con un orgasmo y apretando su pene cuando vi en su rostro también la satisfacción de un orgasmo.
Terminamos de bañarnos y arreglarnos para salir de compras y regresar para empacar y emprender el regreso a casa.
No puedo esperar a nuestro próximo viaje para iniciar el nuevo proyecto que ganamos, mientras no dejo de soñar con esa noche maravillosa.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com