SexCam: La otra Cara de los videojuegos Online.

Por Oz Dreams
Enviado el 10/02/2015, clasificado en Adultos / eróticos
7310 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Durante un tiempo he sido asiduo al sexcam, suele ser una especie de adicción. Comenzó hace ya unos 3 años de una manera totalmente inocente, por ese entonces ya contaba con 19 años. Enfrascado en una conversación con una chica que había conocido hace algunos días, se habían hecho las 3 de la madrugada, habíamos pasado la noche comentando sobre lo pésimo que habían sido nuestros padres, lo mal que nos trato la adolescencia que aun no terminaba y lo que vendría en el próximo parche de nuestro videojuego favorito (por aquel entonces EdenEternal). Llegamos a un estado que ahora entiendo que solo podría llamarse tensión sexual, porque todo lo que ocurrido después se dio muy rápido. Ella lanzó un beso al aire, al cual yo correspondí. Después solo fueron comentarios subidos de tono y su mano escondiéndose dentro de su pijama. Recuerdo levemente las risas, los gemidos, las sonrisas, mis advertencias diciéndole que mejor paráramos o ya no me podría detener, y a ella ignorándolas mientras se quitaba la camisa, desde entonces descubrí un submundo que se manejaba secretamente en mi videojuego y del que jamás sospeche.

Es imposible comentar lo que ha sucedido ya durante estos 3 años, y como mi percepción de los MMORPGs cambio por completo, en un futuro iré comentando cada una de mis experiencias y cada una de las aventuras que tuve en esta nueva cultura formada en las sombras de la inocencia y la diversión. Por ahora comentare con mas detalle como fue esta experiencia en especial.

Ella se llamaba Sarah, tenia 20 años y un acento argentino que me derretía. Era una chica morena de cabello enrulado, con una sonrisa encantadora y una voz algo aniñada, comentábamos como había sido su infancia, cuando el ambiente quedo en absoluto silencio, un silencio cómplice, donde solo veíamos en la pantalla nuestros rostros ligeramente iluminados por el brillo de la misma. Sus labios simularon besarme, fue algo que detono en mi muchas sensaciones, le correspondí el beso y note como a pesar de la distancia ella se había estremecido solo con el sonido.

Le dije que la quería mientras enviaba otro beso al aire, ella dijo que se sentía extraña y que se estaba calentando, yo le dije que ella debía parar si así quería, porque yo no podría hacerlo si continuábamos, ella solo repitió otro beso y lentamente fue escondiendo su mano dentro de su pijama, estaba alucinado, tan excitado que antes de darme cuenta mi mano ya estaba desabotonando mi pantalón. En su rostro se empezaba a apreciar como le afectaba el movimiento de sus propios dedos, como la respiración poco a poco iba cambiando y se iba volviendo más difícil. Se incorporo y empezó a desvestirse lentamente, jugando con su ropa, tentándome mientras se reía tímidamente, era un espectáculo ver como su camisa era capaz de mostrar ligeramente sus pechos y esconderlos tan rápido, a la final me dio la espalda y vi como su camisa se deslizaba por sus brazos y luego desabotonaba su brasier quitándoselo, mostrándome su hermosa cabellera y su espalda desnuda para luego darse la vuelta y mostrarme su hermoso pecho. Le pedí que apretaras sus pezones, algo rudo, que los hundiera con su pulgar mientras daba círculos pequeños en ellos. Empezó a gemir algo fuerte a lo cual tuve que contenerse pues sus padres estaban dormidos en la habitación contigua. Le pedí que bajara su mano y empezara a acariciar, que ya no aguantaba mas y que me tocaría. Escuchar sus gemidos ahogados, su respiración, mis ordenes que ella cumplía por mas impúdicas que fueran, me excitaba mas. Le pedí que se bajara el pijama y las bragas a lo cual ella acato solicita mostrándome el trasero mas hermoso que he visto en mi vida y su vagina, húmeda y con algo de vello (lo que la hacia ver aun mas hermosa).

Le pedí que se tocara mientras la veía a lo cual ella acato aun cuando tenia algo de pena, primero con un dedo, el cual se atrevió a mostrarme cuan mojada estaba diciendo que todo esto era mi culpa y que yo debía limpiarla a lo cual respondí que con todo el gusto del mundo me encargaría de comerme hasta la ultima gota de sus jugos. La vi sonreír y luego como se llevaba sus dedos totalmente empapados a su boca, lo que me llevo a casi correrme en ese momento, se coloco en la posición del perrito con la cámara dando un total enfoque a su trasero y aumento la velocidad con la que se masturbaba como si deseara que yo supiera como se vería si la estuviese follando. Sus dedos mojados se introducían cada vez mas hondo hasta que en un momento a otro se volteo y dijo que estaba por correrse, le dije que se podía correr en mi polla, que quera sentir como su vagina se tragaba mi pene cuando ella se corriera. Se acerco mucho a la macara de su laptop y vi como se corría, los gestos que hacia con su boca, como su cuerpo se estremecía. Luego nos quedamos hablando lo que restaba de día y ella dijo que tendríamos que repetirlo pronto.

Nunca imagine lo que me deparaban los días por venir. Y que ella no seria la única que se pasearía por mi skype.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com