Una excitante sorpresa 6/7

Por tintin
Enviado el 14/10/2016, clasificado en Adultos / eróticos
3006 visitas

Marcar como favorito

Te levantó de la silla y comenzó a morderte la oreja mientras continuaba follándote de pie, giro noventa grados la silla, dejando a uno de los costados el respaldo. En tu cara note que los ojos se te ponían en blanco, la piel de todo tu cuerpo se te erizaba, tus pezones se ponían grandes y muy duritos y la humedad de tu coñito volvía a llegarte casi hasta las rodillas podía comprender como ya había logrado que te volvieras a correr. Luego de unos instantes subió a la silla una de tus rodillas, tu mantenías el equilibrio abrazándote a su cuello por detrás de ti mientras el seguía mordiéndote la oreja y el cuello. Te hizo soltarlo, te dijo que te apoyaras en la silla y subieras la otra rodilla, quedaste a cuatro patas arriba de la silla mientras el te follaba, volvió a jugar con tus nalgas y con uno de sus dedos pulgares comenzó a acariciarte el culito. Sus penetraciones eran profundas pero lentas, claramente se lo veía mas atraído por jugar con tus nalgas y tu culito que por las embestidas que te daba.

De repente sin bajarte de la silla adelantaste tu cuerpo de un solo movimiento brusco, al mismo tiempo que girabas tu cabeza para verlo y le decías -nooo- Yo no entendía que ocurrió, el solo se limito a decirte -shhhh- te cogió con la mano izquierda de los pelos y te arrimo a el para seguir follándote lentamente. Mientras veía como tu cara se transformaba de una cara de muchísimo placer en una cara de asombro y se te abrían los ojos muy grandes el volvió a repetir -shhhh- en ese instante comprendí lo que pasaba y pude verlo, sin dejar de follarte el pulgar de su mano derecha iba entrando lentamente en tu culito, primero solo un par de centímetros, pero de a poco se hundía dentro de ti y lentamente tu cara de asombro devolvía el protagonismo a la cara de placer que estabas teniendo hasta ese momento.

Luego de unos instantes saco su pulgar de tu culito y volvió a levantarte de los pelos, puso en tus labios el dedo mayor de su mano derecha y no dijo nada, tu solita abriste la boca y comenzaste a chupárselo como si fuera una polla, luego de que te recrearas un poco con el dedo lo quito de tu boca y volvió a ponerte a cuatro patas sin soltarte del pelo. Bajo su mano colocándola entre tus dos nalgas, se veía en tu cara que eso te excitaba y luego de varias embestidas en una de ellas entro su dedo en tu culito tan directamente y hasta el fondo como su polla lo hacia en tu coñito, eso no lo esperabas y tuviste una exclamación como de dolor mientras aspirabas aire, expresión que volvió a transformarse en placer al ir soltando lentamente el aire y al sentir que si bien su polla seguía embistiéndote su dedo había penetrado tu culito pero luego se quedaba ahí inmóvil, no te disgustaba lo que sentías ni la manera en la que el te lo hacia sentir.

Te folló en esa postura durante un buen rato, eran como dos maquinas de practicar sexo, parecía no tener fin el encuentro sexual que estaban teniendo, ya hacia mas de una hora que te cogía sin correrse, hasta donde yo había notado tu por lo menos te habías corrido una vez, pero aunque ya lo habías hecho se notaba que querías mas. Estabas sintiéndote usada y no querías que eso acabara. A esa altura de la situación yo me había corrido por segunda vez dentro de mis pantalones. Lentamente saco de tu culito su dedo, te embistió bien profundamente, se quedo en esa posición y te dijo -ahora toca que te folle por el culito- supongo que habrías imaginado esa polla tan grande en tu culito porque inmediatamente respondiste -noooo, eso si que no-

Pero a esa altura del encuentro el ya sabia que te gustaba ser dominada, que lo disfrutabas mucho y estábamos descubriendo que el también disfrutaba de esa faceta tuya y solo te respondió -no te lo pregunte- tu culito empezaba a estar húmedo por el dedo que te había metido antes y su polla estaba empapada de tus fluidos, pero así y todo para ayudar dejo caer sobre tu culito saliva, como si supiera que ibas a necesitar toda la ayuda posible para recibir su polla dentro de ti, te soltó del cabello para liberar sus dos manos, y si bien habías dicho que no querías que te cogiera por el culito ahora sin estar agarrada por el no hacías ningún movimiento para siquiera bajarte de la silla y que no te follara por detrás, te quedaste impasible, expectante a lo que iba a pasar. En la oscuridad el que estaba impasible era yo, estaba muy curioso, deseoso de saber que pasaría y estaba quieto muy atento a lo que harían, no movía ni un músculo, sólo mi polla se movía involuntariamente que iba tomando fuerzas otra vez solita.

Con sus manos separo tus nalgas, volvió a escupir saliva en tu culito y acomodo la cabeza de su polla entre tus nalgas, justo en la puerta de tu culito, con su mano izquierda volvió a agarrarte de los cabellos para tenerte dominada, no se si lo hacia para que no te movieras o simplemente sabia que te excitaba mucho ser tratada así. Levantaste la cabeza como tratando de verlo a los ojos y le dijiste, haz lo que quieras, pero ponte un condón, en ese momento el te cogió también de los pelos con la mano derecha forzándote a mirar hacia adelante, diciéndote -shhhhhh- y de un solo empujón te metió la cabeza de polla en por tu culito, esta vez tu cara era totalmente de dolor, él se quedo quieto penetrándote ese poquito mientras tu cara se transformó en una cara de esfuerzo, producías un ruido seco que denotaba que te esforzabas por aguantar el dolor, pero no podías evitar dejar caer unas lágrimas, era un llanto silencioso, como si no quisieras que se enterara de tu dolor, parecía que querías demostrar que podía continuar dándose placer haciendo contigo lo que quisiera. (...)


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... FarmaToday
TvReceas - Videos de recetas de cocina Cristina Callao