Concilio de las Dos Aguas - Parte II

Por Don Torres
Enviado el 28/02/2015, clasificado en Fantasía
359 visitas

Marcar como favorito

Imposible?- dijo Zeus. En ese momento una figura esbelta tapada por un bello vestido de seda entró a paso lento a la sala. Su pelo rubio blanquecino descansaba sobre sus hombros y sus manos permanecían juntas en su pecho, se sentó al acercarse a la silla y miró a todos los presentes con un rostro tan bello que ni siquiera la mismísima Freya podría superar.- Dioses de la Tierra, me complace ver que habéis aceptado mi llamada, debo hablar con vosotros un asunto de gran importancia.-miró a Ao Kuang y Poseidón acto seguido- Elvémbor amenaza con destruir el propio Magistion y nos vemos obligados a pediros ayuda, ya que ha concentrado la energía de un gran agujero negro en sus manos y temo no poder derrotarlo junto a mis hermanos, por ello-decía con voz dulce y leve-os pido ayuda a cambio de lo que deseéis de forma razonable-extendía sus manos lentamente mientras hablaba sobre la mesa-.

-Pero? Si me permites hermosa Valendhiel? ¿Por qué nosotros? -Preguntó con intriga Kukulkan, que se andaba echado en la silla pues le era muy difícil estar cómodo en su forma dragón, con su voz sibilante.-Si no tengo entendido mal vosotros sois las Divinidades de todo lo relacionado con el agua en los distintos panteones, ¿Cierto?, el agua de Magistion está bajo mi custodia y por ello he visto conveniente convocaros para realizar una labor más ?familiar?? ¿Qué decís Dioses?... ¿Aceptáis mi ofrecimiento?...

-Cuenta conmigo mi señora.-Asintió Horus mientras colocó su garra en la mesa y dio un pequeño graznido-.

-Pongo el Mjolnir a tu servicio Valendhiel.-Thor, cruzado de brazos, le miró e hizo un ligero movimiento con la cabeza a modo de reverencia.

-Por supuesto querida.-Anukis, diosa egipcia del agua, la miró.

Poseidón se le acercó a andar lento,  y de forma silenciosa acercó su boca  a su perfecta oreja élfica; se la mordió. ?Cuenta conmigo?Valendhiel- Ante este gesto Valendhiel pudo hacer poco pues no le convenía y estaba en presencia divina terrestre, lo dejó pasar aunque a duras penas.

-¿Cuándo empezamos?-Sonreía Freya.

-Soy un dragón, cuando quieras.-Contestó Ao Kuang, con tono respetuoso pero con una pizca de soberbia.

-Si por ello está en peligro la vida de la Tierra que así sea.-Dijo Chaac sin levantar el rostro.

-Claro.-Contestó He Bo, mirándola.

-Mi fuerza traerá resolución y mis rayos? ¡Iluminación!-Asintió Zeus.

Asintió Kukulkan.

-¡Me alegra ver que estáis de mi lado Dioses, es un gran alivio saber que contaremos con vuestra ayuda!-Valendhiel sonrió y eufórica les hizo una reverencia a todos y cada uno de los Dioses y Diosas allí presentes.-Os mantendré avisados, mandaré en unas lunas a un mensajero, con él pactaremos lo que reclamáis al Alto Empír, ahora debo irme pero sabed que parto agradecida y con euforia gracias a vuestra ayuda, hasta pronto.-Valendhiel chasqueó los dedos de su mano izquierda y desapareció en una nube de vapor. Todos los Dioses, algunos más contentos que otros regresaron a sus respectivos hogares?

La guerra se acercaba y no era momento de estar desprotegido.

Desde hoy se recuerda esa reunión como ?El Concilio de las Dos Aguas?, puesto que se reunieron los máximos representantes del medio acuático en los dos planetas.

 

  Don Torres.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com