El sentir de la máquina:Capitulo 1 (si queréis más tan solo decírmelo y con gusto haré más)

Por Génesis
Enviado el 08/03/2015, clasificado en Drama
408 visitas

Marcar como favorito

Una lágrima de sangre brotaba de mis translúcidos ojos,perfilando mis pestañas,mejillas,acabándose en mi cuello dejando un olor salado y un tacto espeso.Refrotaba una vez más mi puño en mis lagrimales tratando de cortar la hemorragia de un ojo que había sustituido lágrima por sangre pues sin ellas habíase quedado ya.

 Derrumbado,yacía espalda con pared en aquel frío suelo de mármol que presentaba signos de vejez.Me temblaba el pulso,mi corazón marcaba un compás de mil por uno.Con un leve gemido mostraba  la voz ronca que,cansada,estaba ya de gritar,acallar,contener y permanecer.Cansadas mis piernas de levantar, mis puños de pelear y mi espíritu de avanzar,pero...¿reálmente sabría el por qué del avanzar si no fuese por él?¿sucumbiré y callaré un día más?Francamente no lo sé,mi cordura poco más iba aguantar.

 Levanté lánguido del frío suelo,me desvestí con pasimonia e incorporándome un gastado pijama de franela,deshollé la plumífera piel de la cama y me introducí en ella con la mirada caida.¿Quién sabe quizás deba encadenar a mi corazón en una prisión de resentimiento,soledad y fortaleza para que no sufra?Quizás... . Más temprano que tarde mi cerebro terminó su jornada laboral por el día y mis párpados se hicieron pesados...tan pesados que,cayeron postrando una cortinilla a mis verdosos ojos.

 Siete y veintiocho minutos de la mañana,el despertador reclamaba su franja horaria para sonar.Mientras,un mí dormido pasaba de un estado pasivo a uno activo.Mi cerebro se ponía en marcha activando los tediosos mecanismos de la mente,del cuerpo y del alma.Mis párpados volvían a ser ligeros despegándose mis dos filas de pestañas;la superior y la inferior.Y al mismo timpo,estos surcando la cortinilla postrada ante mis ojos.Me incorporé sin más titubeos y privé de su tiempo al despertador que,como con cierto desdén acalló sin más.Salí de la cama con objetivo:el aseo.Lavé mi cara que al tacto parecía una de cincuenta años,no una de quince.Oriné,desayuné y mis quehaceres matutinos terminé.Incorporé una pesada mochila a una débil espalda sometiéndola a un calvario irremediable y sin nada más que hacer de mi casa partí.

 Pese a vivir cerca de mi instituto,me gusta salir bastante más temprano de casa por dos motivos:el primero;me gusta el ambiente solitario mañanero que por extraño que pueda parecer  me resulta acogedor.Y el segundo;para evitar a una madre con transtornos sicóticos y personalidad múltiple que no había sido capaz de afrontar el fallecimiento de mi padre que venía tres años ya.Papá murió un 23 de Marzo por la mañana cuando me llevaba con su humilde coche al instituto.Desafortunadamente tan solo murió él,dejándome descubierto al dolor,pues no hay algo más doloroso que contemplar como un familiar al que amas muere ante tus ojos sin que tú,tan siquiera puedas mover un dedo para ayudarlo.

 En mi travesía mañanera me gusta escuchar canciones que tengan complejas y simbólicas letras con la que sentirme familiarizado.Mostrando al oyente todo tipo de recursos usados por  el cantante o grupo en cuestión para expresar sus sentimientos,y crear la armonía entre músico y cantante unidos por un sentimiento en común que desean expresar.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com