El viaje de los Pokemon (Parte 2)

Por DFT
Enviado el 04/02/2013, clasificado en Infantiles / Juveniles
3824 visitas

Marcar como favorito

Antes de darse cuenta, vieron las primeras casas bajas por el camino, pero era muy raro, ya que a veces se veían, a veces no.

- No os asustéis.- dijo Virizion.- es la Ciudad Invisible, los edificios vienen y van cuando quieren, pero no nos harán daño. Con quien hay que tener cuidado es con Haunter, el guardian de la ciudad, un Pokemon de tipo fantasma parecido a un gato morado, siempre está enfadado y con ganas de combatir.

De repente, al cabo de unos pocos minutos, un gran edificio apareció frente a ellos, y en su puerta principal estaba Haunter, que saltó hacia ellos.

- ¿Cómo os atrevéis a pasar por mi reino?.- dijo muy serio.

- ¡Quieto, no queremos hacerte daño! Sólo queremos llegar al Desierto Volcán para recuperar nuestras provisiones.

- ¡Ni hablar!.- dijo Haunter.- Todo aquel que entra en mi ciudad está obligado a combatir. Elegid a uno de vosotros aunque seguro que perderá.

Esta vez fue el turno de Pikachu.

- ¡Yo me enfrentaré a tí!, y el que perderá serás tú.

- ¡Pues no hables tanto y empecemos!.- dijo Haunter haciéndose invisible para aparecer de repente al lado de Pikachu lanzándole su Campo de fuerza que lo empujó hacia atrás. Pikachu se levantó rápidamente acumulando toda su energía, y entonces cerró los ojos.

- ¿Por qué cierra los ojos?.- preguntó Charmeleon.

- ¡Claro!.- Haunter aparece cuando quiere, Pikachu no se puede fiar de su vista, tiene que atacar con su instinto.- dijo Terrakion.

Pikachu lanzó un potente rayo hacia nadie, porque no había nadie en la dirección de su rayo, pero se escuchó un grito y Haunter apareció delante de ellos tumbado y chamuscado.

Se acercaron corriendo y lo levantaron.

- ¡No me toquéis! Es la primera vez que me ganan en mi ciudad y mi deber es acompañaros hasta Desierto Volcán. ¡No se hable más!

5

Después de comer, se pusieron en marcha, y no tardaron en sentir mucho calor, ya que se estaban acercando al Desierto Volcán. Por la tarde, llegaron a una gran extensión de arena fina y a lo lejos se veía un gran volcán. Habían llegado.

Descansaron toda la noche y cuando salió un ardiente sol, salieron dirección al volcán. Al mediodía habían llegado a las mismas puertas de la montaña, que se abrieron solas. Los siete amigos entraron en una estancia tan grande como el volcán; al final de ésta estaban sentados en sus tronos dos grandes dragones, uno negro como el carbón, Zekrom (Pokemon legendario tipo dragón/eléctrico), y el otro blanco como la nieve, Reshiram (Pokemon legendario tipo dragón/fuego). Entre ellos, en el suelo, descansaba un gran baúl.

- ¡Son nuestras provisiones!.- gritaron los amigos.

- Habeis venido de muy lejos para morir.- dijo Zekrom con voz profunda.- éste baúl ahora es nuestro y tendréis que luchar para recuperarlo.

Saltaron de sus tronos y volaron por la estancia preparados para atacar. Los siete Pokemon hicieron un círculo y hablaron:

- Son muy fuertes.- dijo Charmeleon.- no podremos con ellos.

- Sí.- convino Terrakion.- más fuertes y más rápidos. No hay Pokemon que haya podido ganarles.

- Quizás es mejor volver a casa.- dijo Azumarill

- ¡De eso nada!.- dijo Cobalion.- Volved a casa vosotros si queréis. Si dejamos que se salgan con la suya, mañana pueden volver a Ciudad Pradera y llevarse lo que quieran. ¡Lucharé yo sólo aunque me cueste la muerte!

- Tengo una idea.- dijo Pikachu.- ¡escuchad!

6

Zekrom y Reshiram volaban esperando.- ¿Qué hacen?.- preguntó Reshiram.

- No lo sé, pero estoy harto de esperar, hace mucho que no lucho y estoy impaciente. vamos a por ellos ¡YA!

Los dos dragones se lanzaron hacia los siete amigos que seguían hablando.- Si no quieren defenderse, peor para ellos.- Zekrom lanzó un terrible relámpago y Reshiram una gran bola de fuego ¡Ya los tenemos!.- pensaron. Pero algo pasó.

- ¡Abrazaos todos, formemos una piña!.- gritó Pikachu.- ¡Reunid todas vuestras energías!

Una burbuja de fuerxa les envolvió. Era tan fuerte que el ataque de los dragones quedó rechazado con facilidad.

- ¡AHORA!.- gritaron todos a la vez.

Un gran rayo con los colores del arco iris salió disparado alcanzando a los dragones, que salieron disparados.

Se quedaron tan asustados que huyeron volando y nunca volvieron al Desierto Volcán.

Los pequeños Pokemon cogieron el baúl y salieron corriendo de allí. Poco tiempo después todo eran risas u buen humor, además aprendieron algo importante:

LA MAYOR FUERZA DE TODAS ES LA AMISTAD VERDADERA.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com