Fantasías cumplidas

Por Dulces Fantasías
Enviado el 27/04/2015, clasificado en Adultos / eróticos
13937 visitas

Marcar como favorito
Relato patrocinado por:
MiPlacer.es - tienda erótica orientada a la sexualidad femenina
Envíos rápidos y discreto a España Peninsular. Asesoramiento, buenos precios. Compra con seguridad y confianza.

Nos habíamos quedado a solas, en la misma habitación. La tensión se palpaba en el ambiente. Él con su traje puesto me daba un montón de morbo y me daban muchas ganas de cumplir la fantasía que siempre había deseado cumplir con él.

Nos encontrábamos mudos ante la situación. Nos mirábamos con deseo el uno al otro. Su mirada profunda me estaba penetrando en esos momentos. Entonces decidí actuar. Solté una sonrisa picarona y me acerqué a él poco a poco. Cuando estaba a pocos centímetros le cogí de la corbata para acercarle más a mí. Él estaba sorprendido y si respiración se notaba mas fuerte. Me acercaba a su boca cada vez más y más. Él me miraba a los ojos y a la boca, a los ojos y a la boca. Yo disfrutaba de aquella tensión y quería alargarla más. Me acercaba lento, a escasos centímetros de su boca y me alejaba y sonreía picantonamente. Sin tocarle a él sino tan solo acariciando su corbata él ya estaba excitado y jadeando. Me encantaba eso.

Tras varias tentativas de beso finalmente ni yo podía evitarlo y acabé ese juego. Finalmente le besé. Empecé a besar su labio inferior suavemente a lo cual él reaccionó de la manera esperada. Finalmente él también entró en la acción tras tanto tiempo siendo pasivo en la situación. Me puso su gran mano en la parte inferior de mi columna para acercarme más a él. La sorpresa ante tan inesperada acción me hizo gemir y hizo que sintiese un escalofrío desde la parte superior a la inferior de mi columna y me hizo querer más. Nos besábamos ya mas apasionadamente.

Al paso de poco tiempo ya para mi no me era suficiente besarle. Quería cumplir mi fantasía, dar placer a un hombre para poder sentir el poder y la satisfacción de poder hacerlo. Decididamente dejé de besarle y fui directa el nudo de su corbata. Bajé el nudo y la corbata quedó libre. Juguetee con ella, creándole expectación a él, pasándomela por mi cuello y finalmente se quedó colgada de mi cuello.

Le dije "debes tener mucho calor" con voz sensual y le empecé a quitar la chaqueta del traje lentamente.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com