Lucha por la enfermedad de un amigo.

Por siempreviva
Enviado el 29/06/2015, clasificado en Varios / otros
209 visitas

Marcar como favorito

 

Porque tu corazón no tiene tamaño, razono la elección por la que te decidiste.

Adherido a tu piel, el dolor camina contigo y tu constante es enfrentar a diario la muerte.

Has demostrado ser de entereza y de fuerza. Orador mimado y valorado.

Jesucristo dio su vida por nosotros, pero Dios todavía, no te quiere muerto.

Entiendo que a tu entrega, le están llegando los límites y en la nimiedad que soy me niego a perderte.

Respeto que no airees el deterioro de tu cuerpo, pero Jóse, permítete ser mortal y déjate ayudar.

Tu silencio, la rebeldía y la conformidad que demuestras me alcanza y, mi alma, se siente lastimada.

Discúlpame si te irrespeto, pero tu dolor me duele y me encantaría ser para ti, más que el vaso de agua que te ofrezco cuando te oigo suspirar.

 

Un abrazo!


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com