La mudanza (4° parte)

Por gabriel
Enviado el 04/08/2015, clasificado en Drama
318 visitas

Marcar como favorito

En esa epoca de trabajo en blanco casi asegurado, decidí comprarme un ciclomotor para que el viaje a la fabrica en luis guillon sea de otra forma. En meses anteriores, cuando trabajabamos en la planta de tapiales, me movilizaba en bicicleta hasta que me la robaron en el lugar en donde la dejaba.
El ciclomotor era usado y estaba en sus ultimos dias, en una epoca pasó en el taller mas de una semana, por esa razon, decidi viajar en los colectivos.
Al mudarnos, noté que nuestra primera casa estaba muy lejos de lo que esperabamos. Al no pedir garante y que el alquiler era accesible, no podiamos pedir demasiado. empezamos a vivir en el departamento 4, el mas chico de todos. un ambiente, ahi duramos unos 4 meses, entre esa epoca Gabriela fue operada de urgencia por apendicitis.
El dueño nos ofreció el departamento 2 dos piezas, pero en el comedor no habia una ventana, sino la pared principal con agujeros como ventilas. Fue el peor invierno que pasamos demasiado frio. Al final del 2003, nos ofreció el departamento 1, contaba con tres piezas, patio al frente con parrila y comedor, cocina y baño amplios. Detalles enorme de obra no terminadas, no impidieron para festejar nuestro casamiento. Pasamos un poco de frio en el patio, pero valió la pena.
Meses despues, contraigo un asma leve que lo seguiria padeciendo por varios años por culpa de la harina y la humedad de la casa. Sumado a eso, se desprendian partes del techo que el dueño no se hacia cargo. Al ver una posibilidad de irnos, la aprovechariamos. Dió la maravillosa casualidad que el delegado electo pudo negociar con los dueños para que los empleados cobraran el retroactivo de tanto aguinaldos olvidados. Con ese monto, nos alcanzo nos sobró para irnos de ahi y mudarnos junto a una pareja amiga.
El departamento de Tapiales era a estenar. Teniamos que esperar que colocaran la puerta de entrada. Era el final de un pasillo con una escalera que conectaba a un patio chico y en la planta alta estaba la casa de una pieza, un baño, un antebaño, living-cocina, y abajo el lavadero. A las pocas semanas vendí el ciclomotor, y otras cosas que ocupaban espacio. Nacia mi segunda hija, gracias a la dieta que tuvo que hacer mi mujer por la diabetes gestacional del embarazo. Usé mi primera tarjeta de credito y mis vecinos eran amigos de años. Cerraba todo un circulo perfecto. Habia fines de semana que nos juntabamos a comer o mirar peliculas junto a dos comopañeros de trabajos que nos hicimos amigos: Walter y Javier.
En agosto de 2005, las cosas en la fabrica no iban bien. Recibia maltratos diariamente por parte de un encargado, para terminar con esa situacion, lo enfrente cara a cara. Cuando noté que la cosa no iba para mas, decidi ir a hacerme un chequeo medico porque los nervios me hicieron bajar la presion.
Dentro de esos chequeos, se detectó que una de los componentes de la harina provocaba una alergia leve. estuve 2 meses sin trabajar y aguantandome las maniobras por parte de la administradora, de no pagarme en fecha.
En esos meses, el delegado tiró la idea de inventar que yo estaba juntando firmas para hechar a dicho encargado. Pero, a la vez, me enteré que el delegado se quedó con la mitad de los retroactivos reales.
Me asesoré en el sindicato de la alimentacion en Quilmes en donde me confirmaron el rumor. Junto con otro compañero de trabajo, propusimos postular de delegados para que nos dieran lo que corresponde.
Ese fue el principio del fin, al volver de la licencia medica, este encargado me habla de un tono mas docil para comentar el rumor que corria. Tambien me contó que el ganaba menos que nosotros. Yo le prometí que si llegaba a ser delegado, lucharia por su salario. Con el correr de los dias, el delegado me vino a preguntar si la postulacion era cierta. Yo se lo confirmo ese dia viernes, al otro dia sabado que tenia que presentarme a trabajar por cuatro horas y decidí no ir, me llega el telegrama de despido.
Podia haberla luchado, pero dije no. No lucharia solo y en vano, prefiero buscar otra cosa. Mi vecino "el chino" y amigo, trabajaba conmigo, el por un accidente en el futbol (ligamentos cruzados) a los meses arregló irse de la fabrica. Mi hermano tambien trabajaba con nosotros, pero duró casi un año.
A los pocos meses empecé a trabajar con el chino en el vivero Yara, el sueldo no era el mismo. Dejé de pagar la tarjeta de credito para aparecer en el veraz, al llegar con lo justo, los dueños de la casa me aumentaron el alquiler, mis vecinos se mudaron para probar suerte en Italia y en mayo del 2006 fallecen mis abuelos con quince dias de diferencia.
Todo se desmoronó, en julio del 2006 nos volviamos a la casa de mis viejos. Esta vez seriamos once personas en un departamento de tres ambientes. A mediados de noviembre, mi hermano cae preso por homicidio en riña. Solo por defenderse de un ataque que no era para el. Ese año lo despedimos con mi vieja en un mar de llanto.


Compartir el relato

Denunciar relato

Comentarios

COMENTAR

(No se hará publico)
Seguridad:
Indica el resultado correcto

Por favor, se respetuoso con tus comentarios, no insultes ni agravies.

Buscador

Ellas buscan... MiPlacer.es
TvReceas - Videos de recetas de cocina Haz tu donativo a cortorelatos.com